Víctimas del atentado en el Manchester Arena. (LV)
Víctimas del atentado en el Manchester Arena. (LV)

Estado Islámico ha reivindicado este martes la autoría del atentado de Manchester que ha causado 22 muertes y ha dejado 59 personas heridas. A través de la agencia propagandística Amaq, el EI reconoce como ‘soldado’ al terrorista que provocó la explosión al acabar el concierto de la cantante Ariana Grande en el Manchester Arena.

La reivindicación, pero, abre diversas incógnitas. Según el comunicado, “un soldado del califato colocó bombas en medio de los cruzados –en referencia a los no musulmanes-”. Con ello, se descartaría que fuera un terrorista suicida y que utilizara un cinturón de explosivos, tal y como apuntaban las últimas informaciones. De hecho, no dice si este “soldado” ha muerto, algo que sí cree la policía británica.

Estado Islámico no habla de un terrorista suicida

Además, otra incógnita, en este caso incongruencia, radica en que el EI clama la muerte de 30 personas y habla de 70 heridos, mientras que el balance oficial es de 22 fallecidos y 59 heridos.

En su primera intervención pública tras el atentado, la premier británica Theresa May afirmó que la ciudad ha sido víctima de un ataque terrorista “monstruoso” que tiene por objetivo castigar a familias jóvenes. Entre las víctimas se cuentan niños. Un hombre de 23 años ha sido detenido en relación con el atentado.

Hay un detenido por su relación con el atentado

Según las últimas informaciones, la explosión se dio hacia las 22:35 hora inglesa, cuando el concierto había finalizado, las luces del recinto ya encendidas y el público –hasta 20.000 personas- se disponía a salir. Al parecer, el atacante pudo activar la bomba en el vestíbulo que conecta el recinto cubierto con la estación de trenes de Victoria, vecina al recinto y técnicamente fuera de él.

MANCHESTER, INGLATERRA/Agencia

Comments are closed.