El presidente de Brasil, Michel Temer. (Contexto)
El presidente de Brasil, Michel Temer. (Contexto)

El Tribunal Supremo de Brasil autorizó este jueves el inicio de una investigación contra el presidente del país, Michel Temer, por corrupción e intento de obstruir la justicia.

Temer niega los reportes periodísticos que afirman que autorizó sobornos para silenciar a Eduardo Cunha, el expresidente de la cámara baja del Congreso brasileño y testigo clave en el enorme escándalo de corrupción Lava Jato.

Grabaciones comprometen al presidente de Brasil, Michel Temer, en escándalo de corrupción y piden su impeachment

En un mensaje a la nación transmitido un par de horas después de la decisión del máximo tribunal, Temer dijo que no renunciaría a la presidencia, como piden sectores de la oposición desde que se conoció la noticia.

«No renunciaré. Repito. No renunciaré y exijo una esclarecimiento pleno de todo», afirmó el presidente durante un mensaje televisado desde el Palacio de Planalto.

El diario O Globo publicó la transcripción de un audio de una conversación entre Temer y el empresario brasileño Joesley Batista, quien dirige el gigante de la carne JBS, compañía implicada en el escándalo de carne brasileña adulterada conocido como Carne Fraca («carne débil»).

«Carne podrida y maquillada con productos cancerígenos»: el escándalo que sacude a las mayores empresas cárnicas de Brasil

En la grabación, Temer supuestamente le pide a Batista «mantener» los pagos ilícitos a Cunha, quien aprobó el impeachment contra la expresidenta Dilma Rousseff y ahora está encarcelado.

Cunha fue sentenciado en marzo de 2017 a 15 años de prisión por corrupción, lavado de dinero y evasión de impuestos.

El diario O Globo dice que las cintas fueron presentadas durante una negociación de colaboración con la justicia entre fiscales y dos ejecutivos de JBS.

En 2016, Temer se convirtió en presidente después de que su predecesora Dilma Rousseff fuera sometida a juicio político y destituida por temas no relacionados con Lava Jato.

BRASILIA/Agencias