El ministro de Gobierno, Carlos Romero. (ABI)
El ministro de Gobierno, Carlos Romero. (ABI)

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó que en las oficinas de la Dirección de Registro y Control de Bienes Incautados (Dircabi) funcionaban en el pasado comandos políticos de los gobiernos de turno en lugar de luchar contra la corrupción como ocurre en la actualidad.

«Cuando asumimos el Gobierno nacional, en Dircabi funcionaban los comandos políticos de los partidos oficialistas, hay que decir las cosas en verdad», manifestó en una audiencia pública de rendición de cuentas en La Paz.

Romero comentó que cuando fue designado ministro de Gobierno y llegó a Santa Cruz, un funcionario de Dircabi le ofreció un inmueble para reuniones privadas, un hecho que le preocupó.

«Dircabi había sido tierra de nadie», dijo y explicó que decidió conformar un equipo especial para realizar una investigación rigurosa a las instituciones descentralizadas del Ministerio de Gobierno.

Reafirmó la política de «mano dura» con los funcionarios implicados en delitos de corrupción que dañan la imagen del Gobierno del presidente Evo Morales y el «patrimonio moral» de buenos policías y autoridades empeñadas en transparentar la gestión pública.

Se instauraron acciones penales contra varias personas ajenas a Dircabi que conformaron una red de corrupción, entre ellos el ex jefe nacional de operaciones, Gabriel Moreno, que fugó al Perú.

«Para desviar la investigación nos echaron basura cibernética», denunció Romero a tiempo de asegurar el acompañamiento del Ministerio de Gobierno para sancionar a los implicados en actos ilegales.

LA PAZ/Tomado de ABI