Afiche de los 100 años de Giro d´Italia.
Afiche de los 100 años de Giro d´Italia.

La Corsa Rosa celebrará su edición 100 desde una isla, Cerdeña . El tour partió desde Córcega, otra isla, parece una subliminación de lo que fue la historia de Europa, desde el mar conquistar la tierra firme. Empezará en terreno ondulante y permitirá a los esprinters apropiarse de la Maglia Rosa y para cuando se llegue a tierra continental ceder el paso a los escaladores.

En papeles éste es un giro apropiado para un latinoamericano: Nairo Quintana. Quienes hemos seguido su carrera sabemos que él coge forma de manera tardía. Años anteriores Nairo se preparó para el Tour pero su verdadera forma la cogió en La Vuelta, probablemente quiere hacer el camino inverso, participar en el Giro para llegar en forma al Tour. No se descarta un triunfo, él es el favorito de los apostadores.

El principal contendedor de nuestro campeón latinoamericano será el “Tiburón” Níbali. Todos desean que un italiano gane el Giro, y ante ausencia de Fabio Aru, el indicado es Vicenzo Níbali, quien estrena el equipo financiado por Bahrein y por el fabricante taiwanés de bicicletas Merida. Para él fue diseñada especialmente una bicicleta que le garantice el triunfo. Indudablemente por su experiencia y porque es la edición 100 del Giro el “Tiburón” es el gran favorito.

Un poco alejado en las posibilidades aparece Steven Kruiswijk con muchas ganas de revancha después del fracaso de las últimas etapas de la edición del año pasado. Nadie sabe si él podrá romper el maleficio que atrapa a los ciclistas holandeses cuando se encuentran cerca del final de una competencia que les impide la victoria.

Quizás los grandes animadores provengan de los outsiders, Quintana nombró al español Mikel Landa, un ciclista completo, buen escalador, buen contrarelojista como uno de los rivales a vencer.

Hay dos holandeses que vienen a poner todo al asador, Tom Demolin, el mejor contrarrelojista del mundo, quien puede aguantar escalando evitando perder tiempo en la montaña para rematar en la última contrarreloj de 28 kilómetros.

Bauke Mollema, regular en todo pero hasta el momento no demostró que en ninguna faceta es brillante, puede encontrar momentos de inspiración. Habrá que ver a Thibaut Pinot escalando y al ruso Ilnur Zakarin con el mismo cuento que Mollema bueno en todo pero careciendo de excelencia. Domenico Pozovivo en Tejay van Garderen animarán muchas etapas. Mis favoritos son Nibali y Landa, sorpresas la pueden dar Quintana y Kruiswijk.

El giro comienza mal, con un arrepentimiento, el premio al descenso más rápido. La emoción debe hacer una concesión a la seguridad de los ciclistas. Las primeras tres etapas son planas, para la primera etapa apuesto a una lucha encarnizada entre el aleman André Greipel apodado El Gorila y el colombiano Fernando Gaviria. Habrá que ver las sorpresas que nos aguardan en esta edición centenaria del Giro.

ROMA/Fides- Elvis Vargas

 

Comments are closed.