El presidente de México, Enrique Peña Nieto. (PDM)
El presidente de México, Enrique Peña Nieto. (PDM)

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, anunció este jueves que no asistirá a la reunión prevista para el próximo martes con el mandatario de EEUU horas después de que el magnate le amenazara con suspender la reunión si México no se comprometía a costear la construcción del muro en la frontera entre ambos países.

Minutos después del anuncio de Peña Nieto, Trump compareció ante la prensa desde Filadelfia (Pensilvania) para asegurar que la cancelación de la reunión fue de mutuo acuerdo. “El presidente de México y yo hemos acordado cancelar nuestra reunión”, ha dicho el mandatario.

“A menos que México trate a Estados Unidos justamente, con respeto, no tiene sentido reunirnos y tendremos que tomar otra vía”, afirmó en la reunión con congresistas republicanos. La Casa Blanca, por su parte, ha afirmado que intentará reprogramar la reunión más adelante.

Trump sugirió el jueves por la mañana que si México no estaba dispuesto a pagar el “tan necesario muro”, entonces sería mejor cancelar la inminente reunión. El propio Peña Nieto lamentó el miércoles la decisión de Trump al reiterar que México no pagará los costes de esa barrera.

“Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde hace años, lejos de unirnos, nos divide. México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro”, aseveró en un mensaje televisado.

Asimismo, dijo haber ordenado a la Secretaría de Relaciones Exteriores reforzar las medidas de protección a los mexicanos que se encuentren en Estados Unidos.

“Los 50 consulados en Estados Unidos se convertirán en auténticas defensorías de los derechos de migrantes”, abundó. “Nuestras comunidades no están solas, el Gobierno de México les brindará la asesoría legal que les garantice la protección que requieran. Convoco a legisladores y a organizaciones de la sociedad civil a que sumemos esfuerzos para respaldarlas y apoyarlas”, manifestó.

El presidente sostuvo que “donde haya un migrante mexicano en riesgo que requiere nuestro respaldo, ahí debemos estar, ahí debe estar su país”, y agregó que como presidente asume “plenamente la responsabilidad de defender y cuidar los intereses de México y los mexicanos”.

El conflicto comercial: la renegociación del Nafta

Como trasfondo de la cuestión, también están las relaciones comerciales entre México y Estados Unidos. Más concretamente, el Nafta, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o, según sus siglas en inglés, NAFTA), firmado con Canadá y México hace 20 años, y que Trump ha dicho repetidas veces que quiere renegociar. Hoy ha insistido ante los congresistas que se trata de un acuerdo “terrible”.

“Es una transacción defectuosa, un desastre terrible, que nos ha costado 60 millones (de dólares) al año, sin mencionar los millones de trabajo perdidos”.

Trump ha hecho así referencia al beneficio que sacado México del pacto: su superávit comercial anual con los Estados Unidos se ha disparado a más de 60 mil millones de dólares. A través del Nafta EE.UU., México y Canadá hicieron transacciones de bienes y servicios por valor de 531.000 millones de dólares, casi cinco veces el volumen de comercio con Reino Unido.

CIUDAD DE MÉXICO/Agencias

 

Comments are closed.