1482773772-ano-nuevo-2017Un año más llega a su fin. Al acercarse los últimos días de diciembre, millones de personas se alistan para recibir el nuevo año con energía, para lo cual es necesaria cierta ayudita. Es así que existen mil y un cábalas para despedir el año viejo y recibir el año nuevo esperando que esta vez nos vaya mejor en la salud, en el dinero y en el amor.

Antes que nada, es importante entender que la idea de que el 31 de diciembre es un cambio de año para todos los humanos está muy lejos de la realidad. Para millones de seguidores de religiones o tradiciones milenarias como el budismo, seguidores del calendario lunar o incluso los millones de musulmanes, el fin de año no es el mismo que para nosotros, que nos regimos por el calendario gregoriano y que somos, valgan verdades, la mayoría. Pero más allá de la fecha, lo cierto es que existe un inicio y un fin. Eso sí, todas las personas, sin importar creencias religiosas, lo celebran. Y es que representa el fin de una etapa y el inicio de otra, razón por la cual, es costumbre acompañar este paso con ciertos rituales simbólicos.

Honor a las canas

Los rituales de la mayoría de países asiáticos tienen una fuerte tendencia al respeto por los adultos mayores. A diferencia de otros lugares más occidentales, digamos, la longevidad no se ve como algo secundario, sino al contrario, es muy honrada pues se considera que mientras más edad se tenga más experiencia y saberes se ha obtenido, por lo que el respeto se incrementa.

Un ejemplo clarísimo es en Tailandia, donde una forma tradicional de celebrar el año nuevo es con los ancianos. Durante la fecha se genera un movimiento casi único, pues millones de personas regresan a sus lugares de origen para honrar a sus mayores.

Pero no todo se limita a ello. En Irán, donde existen fuertes creencias espirituales, existe la tradición de saltar sobre hogueras en la noche del último martes del año. Esto es un simbolismo que representa una comunicación con ángeles y demonios que vienen a visitarnos. Es un rito de purificación, pues se cree que saltar por encima del fuego significa deshacerse de todas las enfermedades y desgracias. Asimismo, en China se tiene la tradicional cábala del “Sobre Rojo”, la cual consiste en entregar a los niños o parientes menores, un sobre rojo con una pequeña cantidad de dinero, esto como señal de protección y buena suerte.

Acercándonos un poco más a las culturas occidentales, encontramos que el tema de las uvas es repetitivo en muchos países de América del Sur e incluso España. Cada país tiene su propia adaptación, pero llama la atención que en Madrid, aprovechando la famosa y popular Plaza Puerta del Sol, se come una uva por cada campanada que da el reloj de la plaza.

Además, en Chile resaltan diferentes cábalas para saludar al año nuevo. Ellos optan por rituales relacionados a asegurar un año de bienaventuranza económica y por supuesto, amorosa. Una de las cábalas es cocinar una corvina sin quitarle las escamas, se cree que uno tendrá tanto dinero como escamas coma. Pero nuestros hermanos del sur también se preocupan por todo: También acostumbran a dar el primer abrazo de felicidades por el año nuevo a una persona del sexo opuesto, asegurando así buena suerte en el amor.

En el caso de Argentina se cree que para que el dinero llegue con facilidad en el transcurso del nuevo año, hay que sostener algunos billetes con la mano izquierda a la medianoche. Por otro lado, en Ecuador hay que poner un billete de cifra alta en el zapato derecho para tener dinero. Y Colombia no se queda atrás, allí se acostumbra comprar un ramo de espigas de trigo que se conserva durante todo el año. El día 31 de diciembre se quema, como simbolismo de quemar el año que se va y se reemplaza por uno nuevo, llamando así a la prosperidad.

Como vemos, más allá de la certeza o veracidad de los rituales, cada país e incluso región tiene lo suyo. Sin embargo, algo que se repite en todas las culturas y lugares es el tema de la comida, bien dicen que barriga llena… ¡corazón contento!

 

Tu comentario

Comments are closed.