Ximena Suárez, aeromoza de Lamia. (ED)
Ximena Suárez, aeromoza de Lamia. (ED)

Ximena Suárez, aeromoza de aerolínea Lamia y única sobreviviente boliviana del accidente aéreo del Chapecoense ocurrido el 28 de noviembre en Colombia, declaró este jueves ante la comisión de fiscales en Santa Cruz, y reiteró que antes de estrellarse el avión no hubo ninguna alerta por parte del piloto.

“No tenía ningún entendimiento de lo que pasaba. Lo que ella declaró es que no tenía conocimiento y no había ninguna comunicación con la cabina de piloto, lo único es que ella se acuerda es que momentos antes hubo fue un apagón de luz y eso fue todo”, explicó el abogado de la azafata, Andrés Churque.

El abogado de la aeromoza indicó que su defendida explicó a los fiscales sobre toda su actividad en la empresa y su función como asistente de vuelo.

Suárez declaró en calidad de testigo y solo ratifico sus declaraciones prestadas ante la la Fiscalía de Colombia.

“Lo que relata ella es que fue un vuelo normal que no hubo en ningún momento hubo avisos de que la nave se estrellaría o  por lo menos alerta, solo recibió la información por medio del piloto de que iba a aterrizar y cumplió con el conducto regular de anunciar a los pasajeros (para que se abrochen los cinturones), entonces ella tomó asiento como es normal”, detalló el abogado de Suárez.

La aeromoza indicó que se enteró que algo andaba en la nave al encenderse las luces de emergencia, según relató su defensor.

En el accidente aéreo que ocurrió el 28 de noviembre se produjo la muerte de 71 personas entre jugadores y cuerpo técnico del equipo de fútbol brasileño, Chapecoense, periodistas y tripulación. Solo sobrevivieron seis pasajeros.

Comments are closed.