Palacio de Justicia de Santa Cruz. (Terraplus)
Palacio de Justicia de Santa Cruz. (Terraplus)

La Juez Primero de Instrucción en lo Penal de la ciudad de Santa Cruz, Rommy Sandra Peredo, ordenó la detención preventiva en el penal de Palmasola de Ángel Sánchez Rivero  y Willzon Arébalo Coria, jueces de las poblaciones de Puerto Suárez y Montero.

“El Ministerio Público fundamentó la imputación y demostró los riesgos procesales, dando lugar a que la autoridad jurisdiccional determine la detención preventiva del imputado (Ángel Sánchez)”, informó la Directora Nacional Anticorrupción de la Fiscalía General del Estado, Fanny Alfaro.

El primer caso.  Sánchez,  que pidió en la audiencia la aplicación de medidas sustitutivas por motivos de salud, está acusado por la Fiscalía por los delitos de Uso Indebido de Influencias, Concusión, Incumplimiento de Deberes, Falsedad Material, Falsedad Ideológica y Uso de Instrumento Falsificado por hechos de corrupción.

En otro proceso, Sánchez  habría emitido  un «mandamiento de  libertad simple» a César M. M., quien dos meses antes, ante el mismo juzgado, se había acogido a un proceso abreviado donde fue sentenciado con ocho años de cárcel por narcotráfico.

En otro caso, durante un proceso por tráfico de sustancias controladas, el Ministerio Público requirió del juez la incautación de un bien inmueble; sin embargo, luego de concluida la audiencia y tras haber pasado un tiempo se evidenció que el acta fue alterada, dejando sin efecto la solicitud de la Fiscalía.

También se evidenció que en un caso de violación, ante el pedido del abogado del imputado, el juez  Sánchez accedió a modificar su resolución de detenido preventivo a cesación de detención.

«A todo esto puedo decir que ha sido un proceso forzado. No se ha presentado pruebas ni indicios y lo paradójico, por la misma funcionaria del juzgado», señaló Víctor Hugo Roca, abogado de Sánchez.

Arébalo

En una audiencia que se desarrolló en el mismo juzgado, pero en horas de la tarde  y por orden de la misma autoridad judicial, el juez de Montero, Willzon Arébalo Coria, fue enviado con detención preventiva a la cárcel de Palmasola.

Conforme la descripción realizada en audiencia, por la comisión de fiscales y  de acuerdo con el cuaderno de investigación, Arébalo había otorgado cesación a la detención preventiva a dos implicados en delitos de narcotráfico. Dicha determinación del juez ocurrió,  pese a que el Ministerio Público había presentado la acusación formal, situación que lo dejaba sin competencia.

“Esta persona fue imputada por la presunta comisión de los delitos de Prevaricato, Incumplimiento de Deberes, Uso Indebido de Influencias, Resoluciones Contrarias a la Constitución y a las Leyes por hechos de corrupción”, explicó  la fiscal Fanny Alfaro.

“La Fiscalía cuenta con los elementos de convicción suficientes para acreditar que la conducta del imputado tenía como objeto dar ventajas y beneficios a las personas que estaban implicadas en esos procesos judiciales”, agregó Alfaro.

 

Tu comentario