El avión se desplomó en la montaña Cerro Gordo. (Internet)
El avión se desplomó en la montaña Cerro Gordo. (Internet)

El secretario de Seguridad Aérea de Colombia, Freddy Bonilla, precisó que el trámite administrativo del vuelo que gestionó la empresa Lamia para poder ingresar al espacio aéreo colombiano tenía como origen “Cobija, al norte de Bolivia, y no el aeropuerto de Viru Viru, mucho más distante”.

“Cuando la persona que fungía como representantes en Colombia de esa empresa presentó una solicitud de autorización de que esta nave viniera a Rio Negro, nos presentó la solicitud saliendo de un aeropuerto de una ciudad llamada Cobija que queda al norte de Bolivia, en la frontera con Brasil y Perú, teniendo en cuanta esta solicitud nosotros autorizamos el vuelo, dijimos, bueno, el vuelo está autorizado desde ese aeropuerto de Cobija hasta Medellín”, declaró Bonilla a radio Belgrano.

Acotó que recién en la investigación se dieron cuenta que partió de otra aeropuerto a mayor distancia. “Pero cuando la nave llega al espacio aéreo colombiano nosotros lo que establecimos es que estaba cumpliendo con la autorización que se ha dado, pero desafortunadamente cuando vamos a mirar la investigación salió de otro aeropuerto mucho más lejano”, sostuvo.

Bonilla señaló que tras el accidente constataron que ese vuelo había despegado de manera irregular y no “como estaba registrado administrativamente”.

Dejó entrever que el avión que trasladaba al equipo de fútbol Chapecoense y que al caer causó la muerte de 71 personas, no tenía la capacidad técnica operativa necesaria para cubrir más de 2.900 kilómetros, distancia que hay entre Viro Viro (Santa Cruz de la Sierra) y Río Negro, en cercanías con Medellín.

“Como autoridad colombiana” les compete aprobar el trámite administrativo que les permite a las compañías ingresar al espacio aéreo del país de destino” y que “no habían autorizado el vuelo de la manera en que se dio”.

Sin embargo, Bonilla también afirmó que “la empresa boliviana Lamia había estado operando en nuestro aeropuerto (José María Córdova) pero jamás tuvo problema”.

Además, informó que cuando actúa como autoridad aérea de origen del vuelo y no de destino -como en este caso- “no permitimos que una aeronave presente plan de vuelo si no cumple con requisitos en la capacidad operativa y técnica, entre lo que se encuentra el combustible”.

En ese aspecto, puntualizó que la aeronave “debe tener dos puntos alternos y debe poder ir al más lejano por si surge una contingencia, y tener 30 minutos más de vuelo y un 10 por ciento extra para vuelos internacionales”, explicó el secretario.

Fides con datos de Telam

Comments are closed.