El taxi donde fue encontrado el cadáver. (Fides)
El taxi donde fue encontrado el cadáver. (Fides)

La Policía de Arani (Cochabamba) se llevó una sorpresa la mañana del viernes cuando en una inspección de rutina y al pedir abrir la maletera al chofer de un taxi, se encontraron con un cadáver que estaba acompañado de  bidones de gasolina y un turril de metal.

El comandante de la Policía de Punata, Albertoa Antezana relató que “a las 01.30 de la mañana en una inspección de rutina el cabo Nicolás Vedia Salazar pidió a los ocupantes de un vehículo tipo taxi bajar, pues llevaban rumbo al calvario de Arani un destino extraño a esa hora de la madrugada. Los tres ocupantes bajaron, al interior de vehículo no había nada extraño, pero cuando se les pidió abrir la cajuela del automóvil el policía se encontró con el cadáver de una persona en posición de cubito dorsal, tres bidones de gasolina y un turril de metal”.

Según el policía de inmediato se detuvo a los tres ocupantes del taxi y se hizo el levantamiento de legal del cuerpo que fue identificado como Ariel Aurelio Acuña (33) que de inmediato fue trasladado a la morgue del hospital Viedma.

En la primera revisión al cuerpo sin vida se constató que tenía un orificio de bala en la sien en la parte derecha de cabeza sin orificio de salida y no tenía otra lesión notoria o que destaque.

Los detenidos fueron presentados al Ministerio Público y llevan las iniciales OPG, NPQC y JRAP, todos mayores de edad, los tres negaron hablar con la policía para explicar lo sucedido con Acuña si fue un asesinato o suicidio.

Para Antezana hay una gran probabilidad que los tres detenidos tenían la intención de incinerar el cadáver de Acuña para cubrir su asesinato, lo que desbarataría la tesis de un suicidio, que sería el argumento de los ocupantes del taxi.

PUNATA/Fides

 

Comments are closed.