Aeropuerto de Alcantari. (Loyola)
Aeropuerto de Alcantari. (Loyola)

La Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB), filial Chuquisaca, presentó hoy un informe en el que devela 20 falencias en la construcción del aeropuerto Alcantarí, y califica a la obra de ” mala calidad”.

“La obra es de mala calidad  y el material que se ha  utilizado está bien para una casa pero no para una obra de la envergadura de un aeropuerto y uno se da cuenta en el techo donde la calamina es de  distancia de 1.30 cuando debía utilizarse de 1.30  o una calamina trapezoidal”, dijo el presidente de la SIB Chuquisaca, Gustavo Pereira.

Además Pereira advirtió que ésta tiene poca pendiente y que fue hecho con materiales inadecuados y sin impermeabilización y sin tomar en cuenta las condiciones del clima “pues todos conocen que en Alcantari siempre se presenta granizo”.

Recordó que el primer proyecto del aeropuerto tenía un costo de 96 millones de dólares y fue reducido a 53 millones de dólares con el argumento que se había sobredimensionado la obra  y que no era necesaria tanta infraestructura, indicó por su parte Carlos Caso de la SIB.

Esas falencias fueron identificadas en una reciente inspección que efectuó la SIB junto a ingenieros civiles y arquitectos, donde participaron técnicos de la empresa Conavisa, pero sin dar ninguna explicación.

El Ministerio de Obras Públicas instruyó en la víspera a la empresa Convisa paralizar los trabajos que realiza en ese aeropuerto.

Los dos ingenieros indicaron que la suspensión de las obras de reparación es un error del Ministerio de Obras Públicas, “pues recién comienza la temporada de lluvias y las áreas que quedaron sin protección seguirán mal o peor. Lo que debían hacer es crear una mejor supervisión y que les presenten un proyecto de reparación”.

Otras observaciones

También indicaron que el aeropuerto no cuenta con mangas para abordaje, ambulancia, carro bombero, estación de combustible, asistencia de primeros auxilios, sistema de aterrizaje instrumental, parqueo de 24 horas, transporte automático para equipajes, escaleras eléctricas y puertas automáticas.

Otra de las observaciones es que la terminal no tiene ventilación natural, elementos de extracción y acondicionamiento de aire, espacios suficientes de circulación, espera y de trabajo.

Tampoco cuenta con aislamiento acústico al interior de la terminal y no dispone de abastecimiento permanente de agua, agregó.

SUCRE/Loyola-Fides

 

 

Comments are closed.