El vicepresidente Álvaro García Linera. (ABI)
El vicepresidente Álvaro García Linera. (ABI)

El vicepresidente Álvaro García Linera denunció el martes que la familia del empresario y opositor Samuel Doria Medina defraudó impuestos por una ganancia no declarada de 217 millones de bolivianos por la venta de acciones de la fábrica de cemento Soboce.

«Según los estados financieros del año 2005, a pocos meses de haber vendido a Cementos Chihuahua sus acciones, reportan que la ganancia por venta de acciones son 80 millones, pero en verdad la ganancia era 297 millones de bolivianos (…), ha habido una defraudación fiscal a los bolivianos en el pago de impuestos, la ganancia no reportada», dijo en conferencia de prensa.

De acuerdo con García Linera, en 2005, la empresa Soboce, administrada por la familia del líder de Unidad Nacional (UN), vendió sus acciones al Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) por 524.508 millones de bolivianos.

Esa venta generó una ganancia de 297 millones de bolivianos a la familia Doria Medina, sin embargo, sólo fueron declarados 80 millones como ganancia.

«Valor de las acciones oficial, según ellos, 226 millones de bolivianos; precio de oportunidad, lo venden a 524 (millones), por encima del precio patrimonial; cuánto ganan, 297 millones; cuánto registran de su ganancia 80 (millones); cuánto esconden de sus ganancias, 217 millones», puntualizó.

Respuesta

El senador de UN, Arturo Murillo, afirmó que García Linera “no tiene ni idea de cómo funciona la bolsa de valores y peor de como organizara y crear una empresa, la única plata que generó fue cuando asalto la remesa de la universidad de Cochabamba”.

Para Murillo el ataque de García Linera se debe a Doria Medina ha conseguido un alto nivel de solidaridad del pueblo por sus procesos judiciales, además de levantar la atención de organismos internacionales sobre la administración de justicia en Bolivia.

LA PAZ/Fides con datos de la VPE

Tu comentario

Comments are closed.