El fiscal Departamental de Santa Cruz, Gomer Padilla. (Internet)
El fiscal Departamental de Santa Cruz, Gomer Padilla. (Internet)

El Juzgado Primero de Instrucción en lo Penal de Santa Cruz sentenció a 25 años de condena en el Penal de Palmasola a Alejandro Rivero Arteaga por el delito de violación de sus propia hija, según informó en un comunicado de prensa la Fiscalía Departamental. El imputado admitió ser autor del delito de violación.

El fiscal Departamental, Gomer Padilla, quien informó sobre la sentencia dijo que el acusado se sometió a procedimiento abreviado. Explicó que el hecho se registró en la ciudad de Santa Cruz, en el kilómetro 6 doble vía La Guardia.

«La víctima fue violada por su progenitor desde sus 12 hasta los 17 años de edad y en la actualidad tiene un embarazo de aproximadamente de 13 semanas», señaló Padilla.

Las violaciones comenzaron una noche que sus padres llegaron en estado de ebriedad. Alejandro aprovechó que la madre de la víctima se quedó dormida profundamente para cometer su delito y para que la menor no grite solía morderle o apretarle el cuello.

La fiscal asignada al caso, Yovanna Castro, manifestó que el agresor amenazaba a la adolescente con matar a su madre, si es que avisaba de los abusos que sufría, incluso le dijo que si quedaba embarazada tenía que abortar.

El Ministerio Público insta a la sociedad a denunciar de manera inmediata este tipo de delitos, para que el o los autores sean sancionados de acuerdo a lo establecido en la Ley.

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.