Imagen referencial. (Archivo)
Imagen referencial. (Archivo)

Miguel E. C. comerciante del barrio Max Paredes de la ciudad de La Paz es acusado de haber violado a su esposa, antes y durante el matrimonio, y además de su ahijada desde que tenía cuatro años. Elvira esposa de Miguel piden su detención pero éste sigue libre a pesar de las denuncias en su contra.

Elvira, esposa y madre de 54 años, terminó casada con Miguel, su violador. Según el relato que dio a radio Fides, la vida que llevó al lado del hombre con quien tuvo dos hijos y que le obligó a abortar en seis oportunidades fue tortuosa.

“A mis 16 años he sido violada por mi actual esposo, tenía 16 años cuando llegue de la provincia Pacajes. Mi mamá me abandonó a los 7años entonces crecí a lado de la familia Montevilla, ellos me dieron educación”, recuerda.

Después de que llegó a La Paz con una de sus tías comenzó a trabajar para Miguel quien en ese tiempo estaba casado con otra mujer. Elvira quien era una adolescente, quedó embarazada producto de los abusos sexuales y tuvo que casarse con Miguel quien tenía 45 años. Nadie pudo ayudarla porque fue prácticamente separada de su tía quien además desapareció sorpresivamente.

“Un día salí a buscar a mi tía pero no la he encontrado, cuando regreso a la casa ahí estaba el hombre, el Miguel, estaba borracho, y me dice dónde estabas, se ha enojado y me ha golpeado, mi cara estaba sangrado y ha destrozado el cuarto, los muebles, casi me mata. Pasó eso y trajo a su hermana para que me controle, para que no hable, prácticamente esta como secuestrada”, dijo.

Tras años de violencia y maltratos, cansada de la vida que llevaba decide dejar no sólo a Miguel sino también el país y se fue a España.

“Convivimos desde 1979, en el año 78 me abusó, en el 79 nació mi hijo, en el 80 nació mi segundo hijo, después de mi segundo hijo ya me ha embarazado otra vez pero me ha hecho abortar, otra vez me he embarazado y otro aborto, así, a seis abortos que me ha obligado (…) En 2006 ya no soportaba y me fui, le encontré con otra mujer. En 2005 fue la última vez que me pegó, me rompió la mano, luego llegamos al forense y me fui”, aseguró.

Pero la historia tiene otro capítulo pues a su retorno de España, en 2012, las prohibiciones de Miguel siguen pues le corta el teléfono, le impide el ingreso a su domicilio aunque por intermedio de sus hijos le cede una habitación. Luego Elvira se va a Santa Cruz, pero a su retorno, a principios de este mes, se enteró que Miguel tiene una denuncia de violación, esta vez la víctima era su ahijada que actualmente tiene 17 años, la adolescente denunció a la Defensoría de la Niñez y Adolescencia que era abusada desde sus cuatro años.

La madre de la adolescente también trabajaba para Miguel, tuvo dos hijos mellizos, un varón y una mujer y al no poder cuidar de ambos decidió dejar a la niña bajo la tutoría de Miguel y quedarse con el varón, situación que fue aprovechada por el sujeto.

Tras conocer esta historia Elvira decide sumarse a la denuncia de la Defensoría de Niñez y también presenta acusación contra su esposo quien niega todo tipo de acusación.

Elvira pide justicia a la fiscal que lleva adelante el caso, Yanet Usmayo, además solicitó que se aprenda e impute a Miguel por los delitos de violación y maltrato.

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.