Festejo azucarero. (APG)
Festejo azucarero. (APG)

Ni el más optimista de los hinchas había pensado que el equipo de Guabirá podía liquidar el pleito en la primera etapa del compromiso ante San José al que vencía por 4 a 0 en el estadio Gilberto Parada, de Montero por la cuarta fecha del Campeonato Apertura de la Liga, a los azucareros le faltó ambición para cerrar el juego que finalizó con un marcador de 5 a 2 y con el Jesús en la boca.

Una tarde inspirada y calurosa fue la que tuvo el elenco azucarero cuya plantilla mostró contundencia a la hora del ataque, pero también es cierto que se dejó caer y por poco los santos logran más goles para su plantel, el tiempo no fue su mejor aliado y la “V” azulada se fue con las manos vacías con una lluvia de críticas que afectó más a la defensa.

Apenas había comenzado el partido cuando en un primer ataque el paraguayo Pablo Espinoza -que además era debutante en el equipo- ingresa con peligro para enviar la pelota al fondo de las redes del arco que custodiaba Marco Vaca quien se ve sorprendido ante la llegada del jugador del elenco rojo, se cumplía el minuto y 32 segundos del juego (en planillas se registró 2´).

El gol sorpresivo para el crédito orureño derrumba la estantería de los santos a quienes se los vio desconocidos, simplemente perdieron el rumbo del juego, como si ese mal sería suficiente los jugadores comenzaron a sentir el rigor del calor que los dejó más cansados que nunca, ese mal momento fue aprovechado por los azucareros que una vez más se van con todo.

A los 5 minutos otro ataque sorpresivo deja mal parado a la defensa de San José, el jugador Luis Hernán Melgar consigue mandar la pelota al arco de Vaca, el arquero quedó abatido después de muchos toques que al final permitió que el rojo consiga el segundo gol, ya era una sorpresiva victoria pero también es verdad que en el fútbol nada está definido mientras hayan minutos por jugar.

Con el 2 a 0 y la desesperación del elenco santo, el plantel de Guabirá ya hacía su mejor negocio, había bloqueado todo intento de llegada a la visita, para la mejor de sus tarde el tercer gol llegó en el minuto 38 mediante José Alfredo Castillo quien con toda la serenidad del mundo se acomoda y con un remate al ras del piso dice que el marcador es de 3 a 0, esa conquista dejó en el piso el juego del crédito orureño que había mostrado muchas deficiencias.

Pero los ataques no cesan para los rojos, rearman sus filas para que una vez más el más experimentado de los futbolistas, Castillo consiga la cuarta conquista en medio de una maraña de errores de la defensa santa que nada puede hacer para evitar el 4 a 0. Ese marcador obliga a Ferrufino a replantear su juego en el segundo tiempo, pues el elenco que ingresó estaba perdido.

En el segundo tiempo todo hacía pensar que el elenco de Guabirá ingresaría a seguir sumando más goles, porque el rival así lo permitiría, como prueba de ello es que en el minuto 52 una vez más Espinoza coloca la pelota para decretar el 5 a 0, era una goleada que dolía más a la hinchada santa que no podía creer que su plantel caía ante el Benjamín liguero.

Ante las arremetidas el técnico de San José, Marcos Rodolfo Ferrufino realiza cambios en el equipo, el ingreso de Gerardo Yecerotte el cambia la cara al elenco orureño, los jugadores se van al ataque hasta que en el minuto 63 el árbitro del partido, Raúl Orosco decreta un remate directo al arco desde el punto penal, el jugador José Gabriel Ríos se coloca al frente de la pelota para convertir el primer tanto para la visita, (5-1 parcial).

Ese gol devuelve la confianza a los santos quienes en el minuto 71 se van al ataque, el jugador Luis Alí consigue desubicar la defensa del elenco de Montero, con remate que termina en gol (5-2), la conquista permite que crezca el elenco orureño, pero la expulsión de Yecerotte le hace un flaco favor al elenco orureño que siente la diferencia en el campo de juego y retornan a Oruro con las manos vacías.

MONTERO/APG

Tu comentario

Comments are closed.