La venta de adolescentes es parte de la trata y tráfico de personas. (Internet)
La venta de adolescentes es parte de la trata y tráfico de personas. (Internet)

Tras conocerse una investigación del Foro de Periodismo Argentino (Fopea) que reveló trata y tráfico de niños bolivianos en la Quiaca, zona fronteriza con Villazón, Potosí, el Gobierno decidió investigar este hecho para luego tomar contacto con autoridades argentinas y realizar megaoperativos.

El director nacional de Trata y Tráfico del Ministerio de Gobierno, Marcelo Elío, dijo en contacto con radio Fides que al momento están en pleno proceso de investigación y que se están tomando contactos con la Policía boliviana para establecer la autenticidad de la información.

“Estamos tomando las acciones que corresponden para poder verificar la autenticidad de la denuncia como también para constituirnos, además, en el lugar como dirección de Trata y Tráfico para ver en el lugar y hacer los seguimientos y operativos que en su caso correspondan. Un megaoperativo que se va organizar precisamente con las instituciones que hacen a esta temática como es la policía boliviana”, indicó.

El funcionario también aseguró que tomarán contacto con las autoridades argentinas a través de la Cancillería del Estado para ejercer mayor control en las fronteras de ambos países.

“Para organizar un operativo conjunto que nos permita sentar presencia en la Quiaca, fundamentalmente en el territorio boliviano, en Villazón, porque nos corresponde hasta Villazón”, apunto.

La investigación que fue difundida en un reportaje por el diario El Tribuno señala que muchos de esos niños terminan siendo explotados tanto laboral como sexualmente. Según la información el exdefensor del Pueblo de Potosí, Oporto Ordoñez, afirmó que los niños y adolescentes se venden ni bien cruzan la frontera. “Una niña, un niño o un adolescente boliviano se vende ni bien cruza la frontera a 5.300 pesos argentinos, es decir, unos 7.000 pesos bolivianos”, aseguró.

Después de conocer la declaración del exrepresentante defensorial, Elío dijo que “llama la atención que el exdefensor del Pueblo a nivel de Potosí “en su momento, en el ejercicio de su condición, debió haber hecho conocer para que se tomen las acciones correspondientes”.

Sin embargo, en julio de 2011, el entonces defensor del Pueblo, Rolando Villena, ya había denunciado que en Potosí, una de las ciudades más pobres de Bolivia a pesar de su riqueza minera, las denuncias eran “realmente preocupantes”, porque niños y niñas podían ser comprados por apenas 20 o 50 bolivianos.

Esta aseveración fue recibida por el presidente Evo Morales con escepticismo y dijo que pediría un informe por escrito a la Defensoría del Pueblo. “Si está mejorando la economía en Potosí, ¿cómo puede haber venta de niños en 20, en 50 bolivianos (de 3 a 7 dólares)?, No me convence esta información, por eso voy a pedir un informe escrito al Defensor del Pueblo para informarme”, dijo en ese momento.

Después de más de cinco años el tema nuevamente sale a la luz pública. Según la publicación, en 2013 la ONG argentina Esclavitud Cero estableció que, a partir de denuncias recibidas, niñas bolivianas de 12 a 13 años son ofrecidas para todo servicio en la Argentina, a 2.500 dólares al año. “Se pagan 1.250 dólares al ser entregadas y 1.250 dólares al cumplirse el año de trabajo. Las niñas trabajan sin horarios, no se les permite salir, viven en pésimas condiciones y también son abusadas sexualmente. Sin embargo, como no hay políticas activas de búsqueda, a estos menores en la Argentina no se los encuentra”, aseguró en ese entonces Mercedes Assoratti, directora de la organización.

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.