Alvaro García Linera  y su esposa Claudia Fernández. (ABI)
Al varo García Linera y su esposa Claudia Fernández. (ABI)

El vicepresidente Álvaro García Linera afirmó el sábado que Bolivia es el único país del continente en el que indígenas y sectores populares conquistaron el poder político, alcanzando los índices de inclusión democrática más elevados del mundo en los últimos 10 años.

En su discurso por el 191 aniversario de la independencia de Bolivia, el segundo del Ejecutivo boliviano explicó que en los últimos 10 años «Bolivia se convirtió en un ejemplo paradigmático» de la composición política entre gobernantes y gobernados.

«Los últimos 10 años todo ello se ha modificado radicalmente. Hoy Bolivia es el único país del continente en el que las mayorías indígenas y populares han conquistado el poder político alcanzando así índices de inclusión democrática más elevados del mundo», remarcó.

García Linera recordó que, en ese proceso, encabezado por los sectores sociales, la revolución democrática y cultural convirtió las políticas populares en políticas de Estado, como la nacionalización de los recursos naturales (2006), la Asamblea Constituyente (2009) y la redistribución de riquezas, entre otros.

Además, recordó que en los últimos años, a la cabeza del presidente Evo Morales, se ha producido una fecunda articulación entre Estado y sociedad, «lo que ha llevado a un despliegue de nuestro país».

«Hoy gracias a la nueva composición política alcanzada por los movimientos obreros, populares, indígenas y campesinos, gracias a la revolución democrática y cultural tenemos una economía, la economía de mayor crecimiento de Sudamérica y somos el Estado con el mayor índice de reducción de pobreza extrema del mundo», refrendó García Linera.

Afirmó que países como Ecuador, Perú o Chile nacieron a la vida independiente con población y riquezas similares a la boliviana, pero crecieron 5 o 10 veces más que Bolivia en los últimos 180 años, porque el país tenía una «composición política defectuosa», que condicionaba hasta 2005 que sea considerada como el país «más pobre, más inestable, injusto y con mayor deuda social del continente».

Sin embargo, García Linera dijo que «Bolivia ahora está de pie y en marcha ascendente», con el objetivo de industrializar los recursos naturales, en particular el gas, el litio y la energía eléctrica, para garantizar el crecimiento económico de las siguientes tres décadas.

«La consigna nacional de convertirnos en el centro energético del continente resume la voluntad histórica de cimentar nuestro poder económico en base al poder energético, incluido el dominio de la energía de fusión que tendrá en el litio boliviano a su principal combustible», sustentó.

El Vicepresidente boliviano concluyó que el siglo XXI será de Bolivia y aseguró que en el bicentenario de su independencia (2025) los bolivianos recordarán a sus ancestros que dieron la vida por la libertad, construyendo una nación respetada y convertida en una potencia continental.

TARIJA/ABI

Tu comentario

Comments are closed.