Eduardo Pérez Iribarne
Eduardo Pérez Iribarne

Martes 26 julio 2016.

                        El economista Mauricio Medinaceli, uno de los jóvenes valores de nuestra gestión nacional del gas y el petróleo, sostiene la necesidad de aprobar una nueva Ley de Hidrocarburos. Mauricio tuvo breve experiencia estatal en años anteriores en la gestión pública de nuestros hidrocarburos. Pero la excesiva politización que sufrimos, sobre todo, en los últimos diez años ha logrado que la mezquindad y la estrechez de miras, terminen por perjudicarnos en estos tiempos de vacas flacas.

                        Los tiempos difíciles para los hidrocarburos ya han comenzado con precios internacionales bajos y el paulatino agotamiento de alguno de nuestros yacimientos gasíferos tradicionales como, por ejemplo “San Alberto” al que le quedan unos cinco años de vida extractiva útil, según estimaciones técnicas responsables.

                        Medinaceli insiste en que la actual Ley de Hidrocarburos, promulgada por Hormando Vaca Díaz hace 11 años, ha quedado obsoleta. El actual gobierno ha mantenido una posición política chistosa.  Ha repetido sus críticas a los anteriores gobiernos bolivianos neoliberales, pero gracias a ellos este gobierno ha gozado en la última década de ingresos gasíferos espectaculares. Esa Ley de Vaca Díez fue para la cosecha gasífera y ahora Bolivia necesita una nueva Ley para “sembrar gas por nuestro territorio”.

                        Se necesita certificar, mediante una empresa internacional calificada, las actuales reservas de gas, si queremos negociar en buena posición un nuevo contrato con el Brasil a partir de 2019. Sin reservas certificadas, nuestra capacidad de negociación es débil. Los actuales datos gubernamentales sobre este tema no son creíbles. La certificación calificada es urgente, si queremos afrontar con solvencia el próximo contrato con el Brasil.

Gracias, epi

Comments are closed.