Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Jueves 21 julio 2016.

Se vive en el mundo un tiempo difícil para la salud humana. En Bolivia la coyuntura es más complicada. Aparecen nuevas patologías en todas las edades.  Los humanos vivimos en promedio más años pero no siempre con mejor calidad de vida. La salud se apoya en Recursos Humanos, Tecnología e Investigación.

Los Recursos Humanos exigen más atención en especialidades y subespecialidades. Los planes de las Facultades de Medicina han quedado obsoletos por enciclopédicos. Se necesitan especializaciones desde casi el principio. El médico general ha quedado desbordado por patologías desafiantes y a veces desconocidas. Los conocimientos clínicos necesitan ser más específicos y profundos en temas muy concretos.

La Tecnología es imprescindible. Los adelantos en diagnósticos, terapias y procedimientos son permanentes y es necesario llevar a la práctica los constantes avances en tecnología clínica. Nuevos y sofisticados equipos se publicitan a diario.

La investigación  es condición básica para que una salud garantizada. El personal de salud examina a sufridos enfermos y no a enfermedades generales.  Necesita clasificar diagnósticos, terapias y procedimientos clínicos si quiere curarlos en el menor tiempo posible. El objetivo está claro. Es urgente mayor trabajo especializado

Clínica Fides de El Alto inauguró el martes 19, con respaldo del Japón, una Unidad de Hemodiálisis con tecnología de punta. Su costo: Usd. 237.000, con 37.50 %  de aporte japonés y 62.41 % de inversión propia. En la Clínica el futuro llegó para quedarse porque la lucha contra el cáncer con nueva tecnología y personal muy especializado será el próximo objetivo.

Gracias, epi

Comments are closed.