Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Jueves 07 julio 2016.

                        La renovación del contrato de venta del gas boliviano a Brasil en 2019 está en la mira de los gobiernos de La Paz y Brasilia, pero con turbulencias económicas y políticas de difícil solución todavía.

                        La primera turbulencia preocupante es la actual situación financiera de PETROBRAS, que la exige vender activos durante este año por Usd. 15.100 millones para reducir su tamaño en un contexto definido por la enorme red de corrupción que sufrió a partir del 2014 hasta hacerla perder unos Usd. 2.000 millones. Esa red anidó en sus niveles superiores a importantes dirigentes políticos, sobre todo del oficialista Partido de los Trabajadores (PT). Algunos de ellos están en la cárcel por haber desvalijado las arcas de la principal empresa estatal brasileña, uno de los grupos de petróleo y gas más importantes de América Latina.

                        Otra turbulencia preocupante para esa renovación del actual contrato entre Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y su colega brasileña es la falta de en Bolivia de reservas certificadas a nivel internacional.

                        Los últimos datos disponibles de reservas probadas certificadas de gas corresponden a 2013, hace seis años, y fueron obtenidos por el consorcio canadiense CLJ, que registró un total de TCF de 10,45. Pero, las inversiones efectivizadas en Bolivia para la exploración gasífera se han reducido de manera significativa en el último quinquenio  y el interés en este tema de las multinacionales ha rebajado también por los actuales bajos precios.

                        Además, Brasil ya ha conseguido otros proveedores además de Bolivia,  a través del “Liquid Natural Gas” (LNG), como Trinidad Tobago, archipiélago caribeño muy próximo a las costas brasileñas. Enormes barcos transportan el LNG por los mares el mundo. El futuro de esa necesaria renovación está con diversos desafíos.

Gracias, epi

Tu comentario

Comments are closed.