Eduardo Pérez Iribarne
Eduardo Pérez Iribarne

Viernes  24 junio 2016.

                        La Central Obrera Boliviana (COB) ha asumido un riesgo enorme. Esta perdió su prestigio de organismo sindical independiente cuando suscribió, hace ya algunos años con el gobierno un pacto de apoyo.

                        De manera sorpresiva el actual Secretario Ejecutivo, el dirigente minero Guido Mitma,  asumió otra posición. Pese al fracaso de su primera huelga de 24 horas el pasado lunes 20 de junio, convocó a un nuevo paro nacional, esta vez de 48 horas: ayer y hoy.

                        Mitma ha tomado nota de diferentes presiones sindicales, sobre todo de tres  importantes sectores urbanos: fabriles, maestros y empleados de la Caja Nacional de Salud (CNS), tras el cierre de la estatal Empresa Nacional Textil (ENATEX), hace ya algunas semanas.

                        En estos dos días de paro, los fabriles se han solidarizado con sus compañeros de ENATEX. Los maestros urbanos han expresado su espíritu sindical combativo y los salubristas de la CNS su protesta porque el gobierno ha decidido, como “globo de ensayo”, que el Sistema Único de Salud sea financiado no por el Estado sino por más de millón y medio de obreros y empleados aportantes a la CNS. Los centros de dicha caja de salud están colapsados por la enorme cantidad de pacientes que con sólo presentar su carné de identidad pueden ser atendidos.

                        Los mineros dicen apoyar a la COB en su paro de 48 horas, sin embargo trabajan sin novedad tanto en el sector estatal como en el privado.

                 La razón de ser de la COB está en entredicho pues sectores sindicales urbanos ya han manifestado su voluntad de crear comités inter sindicales para sustituirla.  El futuro de la Central Obrera es incierto y Mitma lo sabe. ¿Qué decisiones tomará?

 Gracias, epi

Tu comentario

Comments are closed.