Eduardo Pérez Iribarne
Eduardo Pérez Iribarne

Domingo 19 junio 2016.

                         La ciudad de La Paz es la sede de gran parte de los conflictos sociales en Bolivia.

                         Hace algunos años, el entonces alcalde paceño, Juan Del Granado, convocó a una  movilización ciudadana en el peaje de la autopista La Paz – El Alto con un lema atractivo: “la sede no se mueve”. El mismo se refería a la sede gubernamental. La movilización superó las expectativas más optimistas en cuanto a gente y la sede gubernamental sigue aquí.

                         Quizás muchos asistentes en aquella jornada no pensaron las consecuencias de su éxito, pues La Paz sigue como la capital conflictiva en Bolivia porque alberga al gobierno.

                         Mañana lunes está prevista la llegada a esta ciudad de una marcha, con respaldo de la Central Obrera Boliviana (COB), en apoyo a los obreros de la empresa textil estatal ENATEX. Misma que fue cerrada por el gobierno por sus malos resultados económicos. Los trabajadores  exigen que las autoridades la reabran y asuman su responsabilidad empresarial.

                         Decenas de discapacitados siguen acampados en el corazón de esta ciudad, muy cerca de la Plaza Murillo, protegida por un enrejado poco acorde con nuestro gobierno popular, propulsor del cambio económico y social. Los movilizados exigen un bono económico mensual de Bs. 500 (Usd. 72).

                         La COB ha programado también para mañana lunes un paro nacional de 24 horas en respaldo a ENATEX. Exigen al gobierno que los empleados públicos reciban todos los beneficios sociales de su trabajo y sea abolido el “Estatuto del Funcionario Público” que los margina de los derechos salariales, sindicales y laborales; tema sensible para el sistema económico fiscal. Horas difíciles se aproximan para el gobierno y para todos nosotros en La Paz.

 Gracias, epi

Comments are closed.