Las puertas de la disco Pulse en Orlando, Florida, EEUU. (Univision)
Las puertas de la disco Pulse en Orlando, Florida, EEUU. (Univision)

50 personas murieron y 53 resultaron heridas la madrugada de este domingo cuando un sujeto armado con un rifle de asalto y una pistola ingresó disparando al  conocido club gay de Orlando (Florida), Pulse, en la que ya es considerada la peor masacre ocurrida en Estados Unidos.

“Hemos revisado el edificio, y es con gran tristeza que les informo que no son 20 sino 50 las muertes, incluyendo al atacante”, dijo el alcalde de Orlando, Buddy Dyer, en una rueda de prensa.

“Parece que fue organizado y bien preparado”, dijo John Mina, jefe de la policía de la ciudad, que confirmó la cifra de fallecidos. El responsable fue identificado como Omar Seddique Mateen, estadounidense de padres afganos, de 29 años y residente en Port St. Lucie, Florida.

El rifle utilizado por el agresor fue un AR-15, el mismo modelo utilizado en las masacres de la escuela primaria Sandy Hook, en Connecticut, donde un pistolero mató a unas 26 personas -la mayoría niños- en 2012, así como en otro tiroteo en un cine de Aurora, Colorado, donde murieron 12 personas.

El jefe de la Policía de Orlando agregó que los heridos fueron trasladados a hospitales cercanos, donde son atendidos. Un médico informó que algunos han sido intervenidos quirúrgicamente por la gravedad de las heridas.

Mina señaló que a las 05:00 am las fuerzas especiales de la policía irrumpieron en el bar frecuentado por gays para someter al sujeto armado y rescatar a los rehenes.

La operación terminó con la muerte del atacante.

Su propio padre, Mir Seddique, de origen afgano, pidió disculpas por lo ocurrido y se aventuró a asegurar que el ataque perpetrado por su hijo estaría vinculado no tanto con cuestiones religiosas sino homofóbicas.

“Esto no tiene nada que ver con la religión”, dijo el padre en declaraciones a NBC News, en las que indicó que su hijo se enfadó hace dos meses cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besándose.

El FBI investiga el hecho como “un acto terrorista”, según indicó en su cuenta de Twitter la Policía de Orlando.

Por su parte, el gobernador de Florida, Rick Scott, declaró el estado de emergencia en Florida durante una rueda de prensa por considerar que “es claramente un acto terrorista”. Más temprano señaló en un comunicado que el centro de operaciones de emergencia monitorea la situación y que dispondrá de todos sus recursos para asistir en la investigación.

De fiesta a tragedia

El sábado por la noche, la página de Facebook de la discoteca Pulse invitaba a disfrutar su acostumbrada fiesta latina de los sábados. “Llamamos a nuestros latinos, latinas, a todos cuanto aman el sabor latino”, se lee en el anuncio acompañado por un video del cantante puertorriqueño Marc Anthony.

Pero a las dos  de la madrugada del domingo la fiesta se tornó en tragedia. Algunos testigos cuentan que se escucharon al menos 100 disparos.

“La gente en la pista de baile y en el bar se tiró al piso y algunos de nosotros que estábamos cerca del bar y de la puerta trasera pudimos salir del lugar y correr”, escribió Ricardo Negrón en la página de Facebook de Pulse.

Christopher Hanson contó, de su parte, que pedía una bebida en el bar cuando escuchó la ráfaga: “No vi a los atacantes, solamente vi cuerpos cayendo cuando estaba ordenando una bebida en el bar”, declaró a la cadena de televisión CNN. “Yo me caí y me arrastré hacia afuera. La gente trataba de escapar”, agregó.

Numerosos vehículos de emergencia se trasladaron a la escena, mostraron imágenes de medios locales.

Apenas ocurrió el tiroteo, la discoteca urgió en su cuenta de Facebook a “salir de Pulse y correr”.

José Torres, quien trabajaba en ese momento en un Dunkin’ Donuts cruzando la calle, dijo a CNN que la balacera fue intensa.

“Fue algo que nunca antes escuché”, afirmó. “Tuve que correr dentro de la tienda y vi a mucha gente gritar, llorar. Lloraban y salían corriendo como locos”.

Este tiroteo ocurre apenas horas después de que la joven cantante Christina Grimmie muriera al terminar un concierto en esa misma ciudad de Florida a consecuencia de los disparos que efectuó un sujeto identificado como Kevin James Loibl, quien murió en un forcejeo con el hermano de la cantante tras recibir un disparo de su propia arma.

Reacciones

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo en un comunicado que fue informado de lo ocurrido por su asistente en seguridad interna y contraterrorismo y que solicitó al FBI y a otros cuerpos federales trabajar en conjunto con la Policía de Orlando en la investigación de los hechos.

El virtual candidato presidencial republicano Donald Trump fue el primero en reaccionar a las noticias con un mensaje colocado en su cuenta Twitter la mañana del domingo.

“Realmente feo tiroteo en Orlando. Policía investiga posible terrorismo. Mucha gente muerta y herida”, dice el mensaje.

Al contrario de ocasiones anteriores, el magnate no ha responsabilizado de entrada a grupos extremistas musulmanes del ataque, pese a que el FBI informó que analiza posibles conexiones tanto nacionales como internacionales.

Por su parte, la virtual aspirante demócrata Hillary Clinton, escribió en su cuenta de Twitter: “Desperté con la devastadora noticia de FL. Mientras esperamos más información, mis pensamientos están con los afectados de este horrible acto”.

ORLANDO/Agencias

 

Comments are closed.