El presidente Evo Morales y su expareja Gabriela Zapata. (Internet)
El presidente Evo Morales y su expareja Gabriela Zapata. (Internet)

El presidente Evo Morales y su expareja Gabriela Zapata, quien está detenida preventivamente por tráfico de influencias, vivían juntos y con el hijo que ambos procrearon en un departamento del edificio Manantial de la avenida 20 de Octubre, número 1602, del barrio de Sopocachi de la ciudad de La Paz, según informó este lunes el abogado de Zapata, Eduardo León.

Las declaraciones las realizó tras presentar una minuta de contrato de anticrético que fue suscrito entre el señor Erick Aliaga y Juan Evo Morales Ayma por un valor de 40 mil dólares.

“En el domicilio este vivía la pareja (Evo y Gabriela) juntamente con el menor (su hijo) y que este extremo ha sido acreditado y certificado en la audiencia (de Zapata) y que los abogados (de Morales) han buscado bajo todo motivo de que ésta prueba no sea considerada”, dijo León en contacto con medios locales.

Además sostuvo que “nosotros sabemos y doña Gabriela Zapata ha señalado que desde el año 2012 volvieron a vivir en una vida en común y vivieron hasta casi septiembre de 2015”.

Al igual que León, la banca de Unidad Demócrata (UD) mostró también esta mañana el contrato de anticrético de dicho departamento, donde según el jefe de bancada de UD en la Cámara de Senadores, Oscar Ortiz, ambos habrían vivido juntos y en diferentes periodos pues el documento que ellos tienen data de 2006.

“La información que tenemos es que durante distintos periodos la señora Gabriela Zapata mientras mantuvo relaciones de pareja con el presidente Evo Morales habría vivido en este departamento. (…) El contrato que da origen al anticrético es del 20 de enero del año 2006, dos días antes de que el presidente jure como Presidente, hasta el 26 de enero de 2015, durante 9 años el Presidente mantuvo este anticrético”, informó el legislador.

Según Ortiz, más allá de los temas privados la relación de la señora Gabriela Zapata como pareja del presidente Evo Morales da origen a la denuncia “de un posible uso indebido de influencias”.

Por su parte el abogado León dijo que ésta prueba “ha sido documentada, pero además protocolizada y que el protocolo existe y que se va poder señalar con toda claridad una vez de que doña Gabriela Zapata pueda tener nuevamente contacto con la prensa”.

De hecho dijo que su cliente “va poder establecer la calidad y la condición en la que ella ha vivido allá con el presidente del Estado”.

LA PAZ/Fides

Comments are closed.