Representantes de los clubes de la Liga. (APG)
Representantes de los clubes de la Liga. (APG)

Como si se tratase de un juego de quien es el que manda, la mañana de este viernes no pudo instalarse la reunión de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (Lfpb) por falta de quórum, el encuentro de los directivos tenía la finalidad de elegir al nuevo presidente del ente liguero, lo que dejó en evidencia el resquebrajamiento al interior del ente en el que contra viento y marea se mantiene como presidente Marco Ortega.

“No es que haya una pelea entre unos y otros, la integración se construye en base a equilibrios, no aceptamos que no se genere unidad entre todos los clubes de la Liga, además lo único que se propone es un cambalache, me das la tesorería de la Federación y ustedes pongan de presidente al que quieran, con esos argumentos se manejó el tema de la conversación desde hace dos semana. Las posturas hacen inviable los objetivos que perseguimos, los delegados de los cinco clubes determinamos retirarnos”, se lamentó el dirigente de Sport Boys, Cliber Rocha.

La reunión de los ligueros fue convocado para este viernes en la ciudad de Santa Cruz, donde los delegados de los clubes de Bolívar, Oriente Petrolero, Wilstermann, Real Potosí y Sport Boys decidieron no asistir al Consejo Superior de la Liga pese a que estaban presentes un piso abajo del edificio de los ligueros, posición que obligó a suspender el encuentro porque no había la cantidad establecida para comenzar las conversaciones que tenía como finalidad de elegir al nuevo Comité Ejecutivo de los ligueros.

“Instalamos la reunión después de verificar que había el quórum correspondiente, pero delegados de cinco clubes determinaron no ingresar a la reunión, el Consejo Superior ha sido postergado, se debe llamar a otra en siete días”, se limitó a explicar Ortega, quien no cuenta con el respaldo de todos los directivos de los 12 clubes profesionales.

De acuerdo con la reglamentación la reunión debía instalarse con ocho delegados (o presidente) de los doce clubes, está escrito en la reglamentación que debe haber otra convocatoria. “En los próximos días determinaremos cuando volvemos a convocar a otra reunión”. Para elegir al nuevo presidente de la Liga debe haber ocho votos a favor, de no registrare esa cantidad se procede a una segunda vuelta y se elige por simple mayoría.

“Es una lástima lo que pasó en Santa Cruz, esto es un antecedente nefasto para el fútbol nacional. Simplemente que el otro bando que tenía otro candidato decidió no ingresar para que se realice una elección democrática”, declaró el dirigente de The Strongest, Freddy Tellez quien en más de una ocasión subrayó que el club reclama la tesorería de la Liga.

Para las elecciones se marcó dos grupos, uno de siete (Nacional Potosí, Universitario, Blooming, The Strongest, Ciclón, Petrolero y San José) y el otro de cinco (Bolívar, Oriente Petrolero, Wilstermann, Real Potosí y Sport Boys), el primero abiertamente propuso a Jaime Oña (dirigente del club estudiantil) como presidente, en tanto que el segundo planteó a Miguel Antelo.

Lo cierto es que mientras los dirigentes se pelean por quién será el nuevo titular de la Liga, el fútbol boliviano da pasos atrás, una de las muchas pruebas es que los equipos nacionales en más de una ocasión quedaron en el camino en su intento de clasificar a octavos de final de la Copa Libertadores o a una segunda instancia de la Copa Sudamericana.

Como si ello fuese poco el seleccionado nacional debe concentrar en los próximos días para participar en la Copa América Centenario. Además participa en la fase de eliminación para el Mundial de Rusia 2018 y no tiene el respaldo que espera el cuerpo técnico.

En las pasadas horas el Presidente de los bolivianos en La Paz en ocasión de la presentación del Rally Dakar 2017 subrayó que “tenemos esperanza que nuestra Selección Boliviana de Fútbol pueda clasificar al Mundial, tenemos dudas pero si no tenemos Mundial de Fútbol, tenemos Dakar en el Mundo”.

SANTA CRUZ/APG

Comments are closed.