Militares patrullan las calles de Maracaibo. (El Comercio)
Militares patrullan las calles de Maracaibo. (El Comercio)

Más de mil 500 militares, policías y elementos de protección civil fueron enviados ayer a Maracaibo, la segunda ciudad más importante del país, para garantizar el orden público y levantar las barricadas colocadas durante las protestas en rechazo al racionamiento eléctrico que dejaron un centenar de detenidos.

El despliegue de militares y policías ocurrió al día siguiente de que el presidente Nicolás Maduro ordenara reprimir los actos de violencia.

“El que intente violencia frente a una circunstancia como ésta, con el decreto de emergencia (económica) que está vigente, hay que caerle con todo el peso de la ley”, advirtió Maduro en presencia del ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

El mayor general Franklin García Duque, comandante de la región estratégica de Zulia, declaró al diario Panorama que entre mil 500 y mil 800 militares fueron desplegados en Maracaibo y una zona cercana a esa ciudad para reguardar los comercios, la red pública de alimentos, los entes públicos y las estaciones eléctricas.

Al ofrecer un balance de los hechos violentos ocurridos el martes por la noche, el gobernador oficialista de Zulia, Francisco Arias Cárdenas, dijo que más de 70 comercios resultaron afectados por los saqueos o daños a su infraestructura, e indicó que hubo más de 100 detenidos en esos eventos, de los que responsabilizó a la oposición.

“Están pagando a bandas delictivas para romper y saquear, y esto se devuelve en contra de la propia sociedad”, aseguró.

También las instalaciones y trenes del Metro de Maracaibo resultaron dañadas por actos de vandalismo, según denunció el propio Maduro.

La alcaldesa opositora de Maracaibo, Eveling Trejo, dijo que tras las intensas protestas del martes que degeneraron en varios saqueos a comercios e instalaciones públicas e incendios de semáforos e inmuebles, la ciudad volvió a la tranquilidad ayer.

Agregó que “bajó un poquito la presión” de las protestas luego de que las autoridades suspendieron los cortes de luz entre las 8 de la noche y las 4 de la madrugada.

Desde el lunes, cuando comenzó el plan del racionamiento eléctrico, se han registrado protestas callejeras en Maracaibo y en otras poblaciones.

El plan incluye cortes eléctricos rotativos de cuatro horas diarias por 40 días en 19 de los 24 estados para hacer frente a la sequía del embalse del Guri, que alimenta el mayor complejo hidroeléctrico del país. La capital venezolana quedó exceptuada del plan de racionamiento.

El martes también se anunció que los empleados públicos sólo trabajarán lunes y martes. Además, las escuelas no laborarán los viernes.

CARACAS/Agencias