Monseñor Aurelio Pesoa, Secretario General de la CEB. (Iglesia Viva)
Monseñor Aurelio Pesoa, Secretario General de la CEB. (Iglesia Viva)

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) mediante un comunicado publicado el jueves  condenó la violencia utilizada este miércoles contra las personas con discapacidad.

“Denunciamos y rechazamos contundentemente el uso desigual e innecesario de la fuerza contra estos hermanos que solo están exigiendo ser escuchados y atendidos ante su situación de desventaja social”, indica el comunicado de los obispos.

Los religiosos llaman la atención sobre la deshumanización de las autoridades del Gobierno.

“Llamamos una vez más a tener actitudes de verdadera humanidad, a un diálogo fraterno y constructivo en busca de salidas justas, que mejoren la precaria situación en que viven las personas con discapacidad en nuestro país”, dijeron.

También se establece en otro punto del comunicado, que el uso de agentes químicos por parte de las fuerzas del orden público refleja “insensibilidad y falta de humanidad», agrega que «no podemos callar ante esta violación de los derechos humanos”.

Los obispos también reflexiona sobre el vallado de la plaza Murillo: “Cercan una plaza pública, proyectan una imagen de autoritarismo y cerrazón que no permiten espacios de verdadero encuentro en la sociedad”, afirma el documento.

LA PAZ/Fides

Comments are closed.