edi

Jueves  28 Abril 2016.

El gobierno, por razones no fácilmente comprensibles, ha cerrado los ojos al dolor de los discapacitados en su solicitud de un Bono Mensual de Bs. 500 y ha respondido, a través del Ministro de Economía, Luis Arce Catacora, con un taxativo “no hay plata” para atenderlos, al mejor estilo empresarial, tecnocrático y ultraderechista.

Empresarial porque fuera el gobierno quien tuviera que pagar ese Bono y cuida sus finanzas, aspecto responsable y prudente. De este modo busca evitar otras exigencias económicas de sectores diferentes. A veces los empresarios no tienen miramientos, sólo chequera.

Tecnocrático porque la técnica no tiene sensibilidad sino objetivos fríos y metas. Los discapacitados son relativamente pocos en número a diferencia de los cooperativistas mineros.

Ultraderechista porque en este decisión concreta lo importante ha sido mantener el “statu quo” con espíritu conservador, sin cambios, duela a quien le duela.

Pero, de repente, los gobernantes olvidaron lo que sucedió con el Comité Cívico de Potosí cuyos dirigentes estuvieron en La Paz hace unos meses con diversas exigencias que no fueron atendidas por el poder político porque, como le declaró a Fides en ese tiempo un destacado dirigente oficialista, esos dirigentes cívicos eran “cuatro gatos”.

Los supuestos gatos se multiplicaron y en el Referéndum para buscar respaldo ciudadano a la prórroga de Evo y Álvaro en sus sillones por cinco años más a partir del 2019, el NO consiguió en esa ciudad un 82.9 %. El intento de prórroga de las dos máximas autoridades fue derrotado. La votación potosina tuvo su peso. En política, como en la vida, el buen cálculo es importante.

epi, gracias

Comments are closed.