Báez, en 2013, cuando Gendarmería allanó uno de sus galpones donde guardaba autos de alta gama. (Archivo/La Nación).
Báez, en 2013, cuando Gendarmería allanó uno de sus galpones donde guardaba autos de alta gama. (Archivo/La Nación).

La Justicia argentina ordenó el allanamiento de diversas propiedades del empresario Lázaro Báez, cercano al kirchnerismo, con el fin de «recuperar activos» en el marco de la causa en la que está procesado por presunto blanqueo de dinero, dijo este martes el juez del caso, Sebastián Casanello.

«Ayer ordenamos y hoy se están realizando todos estos procedimientos sobre los cuales no puedo dar precisiones porque son procedimientos que se están realizando actualmente», explicó el magistrado en declaraciones a Radio Nacional.

Se trata de la misma causa en la que el fiscal encargado, Guillermo Marijuan, solicitó el pasado 9 de abril que se investigue a Cristina Fernández.

El 18 de abril, Casanello procesó a Báez y a su hijo Martín, así como al contador Daniel Pérez Gadín y a los financieros César Fernández y Fabián Rossi, entre otros, al considerarlos «co-autores del delito de lavado de activos», que según la legislación argentina tiene una pena máxima de diez años de prisión.

Además, en la misma resolución, el juez citó a declaración indagatoria al ex titular del Fisco argentino durante el Gobierno de Fernández, Ricardo Echegaray.

Casanello señaló que los procedimientos dictados en las últimas horas se pusieron «en cabeza del fiscal» Marijuan, y que los está realizando «con auxilio» de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Unidad de Información Financiera (UIF), que son los dos organismos de control que están presentados en la causa como querellantes.

En las resoluciones judiciales, añadió Casanello, hay un «fuerte objetivo» de recuperar activos «con un amplísimo abanico de medidas en relación» a ese fin.

«Ni juzgado ni fiscalía ahorran esfuerzo en el sentido de buscar todo (…) en el marco de este tipo de delitos de blanqueo de capitales. Por eso invito a volver a leer el procesamiento con las cautelares, con el enorme abanico de medidas pendientes al recupero que no se agotan en encontrar dinero líquido», matizó.

«Tengan paciencia para el resultado de los procedimientos que se están llevando adelante para después, en todo caso, poder seguir hablando», aseveró el magistrado, quien lamentó las filtraciones que en los últimos días se hicieron en torno a la causa.

Báez fue estrecho colaborador del fallecido ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) y quien se adjudicó una serie de contratos de obra pública en la sureña provincia de Santa Cruz, bastión kirchnerista.

La causa se inició en 2013, cuando el financiero Federico Elaskar reconoció en un programa de televisión haber sacado del país millonarios fondos de Báez a través de sociedades inscritas en Panamá, algo que luego negó ante la Justicia.

El caso volvió a tomar impulso después de que diversos medios locales difundieran recientemente unos vídeos grabados en 2012 que muestran a varias personas contando fajos de billetes, millones de dólares, en una oficina de la financiera SGI en Buenos Aires.

Tomado de Emol

Tu comentario

Comments are closed.