Marcha de los discapacitados a La Paz en 2012, en demanda de atención gubernamental. (APG)
Marcha de los discapacitados a La Paz en 2012, en demanda de atención gubernamental. (APG)

Domingo 24 Abril 2016.

Cientos de discapacitados en sillas de rueda marchan penosa y lentamente a la ciudad de La Paz. Partieron de Cochabamba, en el centro de Bolivia, hace un mes. Han sufrido lluvias, granizos, bajas temperaturas, y desprecio de grupos rurales adoctrinados por sus dirigentes, algunos de ellos corruptos con dineros de la gran estafa del “Fondo Indígena”. Piden un bono mensual de Bs. 500 (unos Usd. 72).

El gobierno, al mejor estilo neoliberal y ajeno a su dolor, les repite que no tiene plata para ese desembolso y busca reunirse con ellos para regalarles “espejitos” como en los lejanos tiempos de la conquista española.

Hay plata para edificios monumentales, para viajes en avión por diversas partes del mundo, para regalarla a militares y a dirigentes, para enviar una publicitada ayuda a los damnificados ecuatorianos. Pero para esos compatriotas pobres y desvalidos no hay presupuesto y más bien se busca desprestigiarlos. Algunos miembros del gobierno se han atrevido a señalar que esa marcha cuenta con respaldo económico de alcaldes opositores y Fides pudo comprobar en Ayo – Ayo, localidad a 78 kms. de La Paz hace cinco días, que la comida de esos esforzados marchistas en sillas de ruedas es con arroz y papa pues no tienen para más. Los denunciantes gubernamental no han podido explicar todavía con qué plata opositora se financia esa marcha si sus protagonistas no tienen ni para comer bien.

Los marchistas esperan llegar a La Paz mañana lunes y enfrentar una prueba definitoria para comprobar si los paceños los apoyan o se mantienen indiferentes a su tragedia. El gobierno está pendiente. La negociación con el poder político parece difícil, pero si la acogida de La Paz es fría, será imposible.

Gracias, epi