copa_libertadores_bolivar_vs_racing_2420160420Sábado  23 Abril 2016.

En Bolivia el fútbol como deporte, como actividad recreativa, como negocio camina a paso de parada hacia la bancarrota y no somos capaces de diagnosticarlo aunque las señales son evidentes.

Por años se viene cuestionando la existencia de tres entidades responsables de este negocio: La Federación, La Liga y las Asociaciones. Los dirigentes no deciden esa actividad deportiva. Como escribí el pasado martes en nuestro fútbol profesional (por llamarlo así) los futbolistas mandan y así van los resultados: las derrotas se han convertido en norma frecuente.

En la pasada semana, tanto Bolívar con The Strongest , tuvieron la posibilidad de clasificar para la ronda siguiente de la Copa Libertadores. La Academia necesitaba ganarle en La Paz al Racing argentino por dos goles de diferencia. Empató a uno. El Tigre debía vencerle aquí al San Pablo de Brasil. No pudo y empató también.

El técnico argentino del Bolívar está en la mira y The Strongest echó a al cochabambino Mauricio Soria como técnico dos días antes del partido contra los paulistas. Los resultados fueron idénticos fracasos. Además, sumando los espectadores que compraron sus entradas o abonos para ambos partidos no superaron los 25.000 para un aforo del Estadio de Miraflores en dos fechas de 60.000, menos de la mitad.

Este negocio necesita una reingeniería radical para que cada quien cumpla su tarea: los dirigentes gestionar los clubes, los técnicos dirigir a los futbolistas y éstos entrenar para conquistar triunfos y hacer posible que el negocio tenga futuro. Si hacemos de las derrotas una rutina, el negocio quebrará y el fútbol profesional morirá ¿Quién le pone el cascabel al fútbol?

 

Gracias, epi

 

Tu comentario

Comments are closed.