hqdefaultJueves 21 Abril 2016.

Muchas veces se repite por todo lado que en el mundo de hoy existe una crisis de valores. Quizás fuera más exacto destacar que hay crisis de virtudes, es decir, de fortalezas humanas. En rigor hay una profunda crisis de conducta y por ende vivimos en plena decadencia social. El dinero se ha convertido en el dueño de todo y mucha gente busca ventajas económicas, cueste lo que cueste.

Los valores son como la ropa que cada quien viste. Se adecúan a sus conveniencias e intereses sin ningún escrúpulo porque no es fácil encontrar en la historia humana una época, como la nuestra, en la que los mentirosos, los delincuentes, sean tan valorados en general.

La política, los negocios, los deportes, las diversas actividades sociales se construyen con el cemento de la mentira porque resulta más atractiva que la verdad. Pocas instituciones en el mundo de hoy pueden lucir valores intachables, pues esas joyas casi siempre terminan por naufragar en intereses de muchos tipos.

Una conducta cabal requiere dos características fundamentales: convicción y dignidad. La convicción exige compromiso con uno mismo y la dignidad respeto de cada quien por su vida interior. El compromiso se muestra en actos desinteresados para beneficiar a los demás y la dignidad se expresa en hechos de austeridad, autocontrol, sencillez y libertad. El esclavismo es una actitud cada vez más masiva en el mundo de hoy porque la libertad es demasiado exigente y ser esclavo es facilito porque, sobre todo, nos evita usar el cerebro y nos empuja al facilismo en general y, por ende al tan ansiado dinero.

Hay crisis de conductas y, por ende, demasiados impostores en lugares importantes.

Gracias, epi

Tu comentario

Comments are closed.