La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. (Planalto)
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. (Planalto)

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff confesó este lunes en conferencia de prensa que se siente «agraviada» por el «golpe» lanzado desde la Cámara de Diputados por votar a favor de celebrar un juicio político en su contra por maquillar las cuentas públicas.

«Me siento agraviada», ha dicho en el inicio de un discurso emitido en directo por la televisión pública desde el Palacio de Planalto, en su primera reacción al ‘sí’ que ha dado la Cámara de Diputados al ‘impeachment’.

Rousseff ha insistido en que «este proceso no tiene fundamento jurídico». En este sentido ha esgrimido que el aumento del gasto público -en plena campaña para la reelección- obedeció exclusivamente a «criterios técnicos».

«Tengo la conciencia tranquila», ha afirmado. «Porque los actos de los cuales me acusan han sido practicados por todos los presidentes antes que yo, solo que entonces no se calificaron de ilegales o criminales», apuntó.

Rousseff destacó además que en las intervenciones en la Cámara de Diputados durante la votación sobre el juicio político «no hubo una discusión sobre acerca del crimen de responsabilidad» del que se la acusa. «Estoy indignada», ha apostillado.

Para Rousseff todo ello evidencia que está en marcha «un golpe al que se le intenta dar una apariencia legal y democrática». «Enfrenté a la dictadura y ahora hago lo mismo. Este golpe no es igual al de mi juventud, pero es de la misma naturaleza», recordó la Mandataria.

La líder izquierdista denunció además la «inestabilidad política» que ha generado la oposición por intereses meramente políticos. «Practican el juego de ‘cuanto peor, mejor’. Cuanto peor para Brasil, mejor para ellos», ha lamentado.

Rousseff ha advertido de que no permitirá que estos hechos arrastran al gigante suramericano. «Vivimos tiempos muy difíciles. El mundo y la historia nos observan. Tengo el ánimo, la fuerza y el coraje suficientes para enfrentar esta injusticia», observó.

La presidenta ha perdido la votación en la Cámara de Diputados sobre el ‘impeachment’, por lo que ahora el proceso pasará al Senado, que deberá decidir si finalmente celebra un juicio político contra la presidenta por maquillar las cuentas públicas.

BRASILIA/Agencias

 

Tu comentario

Comments are closed.