Miguel Reale, impulsor del impeachmente, y José Eduardo Cardozo, defensor de Dilma Rousseff. (Infobae)
Miguel Reale, impulsor del impeachmente, y José Eduardo Cardozo, defensor de Dilma Rousseff. (Infobae)

La primera discusión sobre el impeachment a Dilma Rousseff comenzó con gritos, silbidos e interrupciones permanentes entre los parlamentarios afines al gobierno y los opositores.

Uno de los cruces más fuertes de la mañana fue el que protagonizaron José Eduardo Cardozo, representante legal del gobierno; y Miguel Reale, uno de los impulsores del juicio político contra la mandataria.

En una fuerte intervención, Cardozo dijo que la destitución de la Presidente será un «quiebre institucional». «Este proceso de juicio político califica como una ruptura institucional y una violencia sin precedentes hacia la democracia», comenzó.

El ministro atacó al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y dijo que él está «detrás de todo». Además, sostuvo que la decisión de aceptar la solicitud de juicio político fue en represalia al Partido de los Trabajadores (PT) porque esa agrupación se negó a apoyar a Cunha en su proceso de juicio político.

Respecto a la corrupción, Cardozo aclaró que -si bien hay varias personas que están siendo investigadas en el Lava Jato-, no ocurre eso con Dilma Rousseff. «La presidente no tiene nada que ver con ese asunto. En un país con una corrupción histórica y estructural, tener una mandataria sin ninguna imputación es algo valorable».

Por su parte, uno de los impulsores del impeachment, Miguel Reale, dijo que «el crimen de Rousseff es más grave que el de un presidente que ha robado fondos públicos para sí mismo».

«Hubo golpe cuando se maquilló la situación fiscal», agregó; y justificó el proceso al señalar que la jefa de Estado usó fondos de bancos públicos para cubrir programas de responsabilidad del gobierno.

Cómo sigue el proceso que podría terminar en el juicio político contra Rousseff

– Cámara de Diputados: el pleno de la Cámara de Diputados empezó este viernes a debatir el juicio político. La votación será el domingo.

– Votación: se necesitan dos tercios de la Cámara para que el juicio político sea aprobado.

– Senadores: una vez aprobado en Diputados, pasa al Senado, que puede tomarse hasta 10 días para someterlo a votación.

– Votación: con mayoría simple de los senadores, se iniciará el proceso de juicio político contra Dilma Rousseff por mentir sobre el déficit.

– Juicio: si se aprueba, Dilma Rousseff será apartada del cargo durante 180 días mientras el Senado lleva adelante el juicio.

– Veredicto: una vez terminado el proceso de juicio, se necesitan dos tercios del Senado para que la presidente sea destituida.

Tomado de Infobae

Tu comentario

Comments are closed.