Alfonso Prat-Gay, ministro de Economía de Argentina. (Infobae)
Alfonso Prat-Gay, ministro de Economía de Argentina. (Infobae)

Sábado 9 Abril 2016.

Los argentinos estuvieron acostumbrados en el pasado a inflaciones muy altas y de todos modos pudieron convivir por años con la devaluación acelerada de su moneda.

Durante los recientes gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner la estabilidad monetaria estuvo más garantizada, aunque con precios en alza porque el consumismo argentino es alto, sobre todo en alimentos.

Datos confiables señalan que la inflación registrada en marzo recién pasado alcanzó, ya con el gobierno de Mauricio Macri, a 3.7 % y se prevé que en este abril llegue al 6 %, tras la fuerte subida en tarifas de los servicios básicos, sobre todo luz, gas, teléfonos y transporte. Los técnicos del gobierno habían previsto una inflación este año del 25 %, pero puntos de vista independientes señalan que se ubicará por encima del 35 %, colocando a las autoridades en difícil situación pues las protestas populares podrían desbordarse.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, se ha comprometido que no habrá más incrementos este año en las tarifas de los servicios públicos. La noticia ha calmado a los especuladores y, con esa certeza, la gente confía todavía en que la situación de sus bolsillos podría mejorar en el último trimestre de este mismo año, aunque no faltan los pesimistas sobre el tema. Prat-Gay ha declarado que entre octubre y Navidad de esta gestión la actividad económica crecerá y la inflación rebajará. ¿Será verdad?

La mejor noticia es que la recaudación impositiva global creció un 31 %  en el primer trimestre de este año, como consecuencia de la alta inflación, pero también porque la exportación de la soya (soja repiten los argentinos) se expandió en un 41.70 %.

Gracias, epi

Comments are closed.