Marco Ramírez Colque cuando fue aprehendido por el primer feminicidio. (Internet)
Marco Ramírez Colque cuando fue aprehendido por el primer feminicidio. (Internet)

El Ministerio Público de Santa Cruz investigará a todos los presos del pabellón PC-4 del penal de Palmasola por el asesinato de Kenny Hidalgo Céspedes, la mujer que hace más de un año murió y luego fue enterrada en la celda donde su exesposo, Marco Ramírez Colque, cumple una sentencia por otro caso de feminicidio.

“El viernes será la audiencia cautelar y de ahí en adelante vamos a empezar a investigar a todas las personas que viven en el pabellón para ver si escucharon algún ruido extraño (el día en que murió Kenny) porque para cortar un piso tiene que haber habido un ruido muy fuerte”, explicó a radio Fides Santa Cruz la fiscal de materia que investiga el caso, Mónica Alejo.

Ramírez, aprovechando su profesión de ingeniero civil, estaba a cargo del material de construcción dentro del penal por lo que no le fue difícil sepultar el cuerpo de su exesposa, rociándole, además, con mucha cal para disipar cualquier tipo de olor.

“Él se encargaba de la construcción de ciertas partes del interior del PC-4 y dice que tenía exceso de material de construcción. De acuerdo a lo manifestado por el forense y el otro coautor le habrían echado incluso bolsas de cal para que no haya el olor que ahora se tiene en el lugar”, indicó.

Ramírez Colque está preso en Palmasola por un caso de feminicidio, en noviembre de 2013 le quitó la vida a la ingeniera María del Carmen Paz Vásquez, con quien mantuvo una relación sentimental y por celos la mató. Este caso sería el segundo pues también asesinó a su exesposa, con quien tiene dos hijas, para enterrar el cuerpo de Kenny contó con la ayuda de otro reo a quien le prometió 2.000 bolivianos pero no le cumplió y lo delató.

El padre de Kenny Hidalgo Céspedes, tras conocer del hecho y llorar la muerte de su hija a quien buscó por más de un año, pide que le sumen a Ramírez otra sentencia de 30 años para que se quede de por vida en la cárcel. “Queremos que a este señor le den una pena de 30 años y que se pudra en le cárcel”, sostuvo en medio de llanto.

Por su parte, el gobernador del recinto carcelario, Constantino Cejas, ordenó el cambio del 50 por ciento de su personal y aseguró que coadyuvarán en la investigación.

“Nosotros vamos a coadyuvar con el tema de la investigación, si hay alguna responsabilidad de algún funcionario policial con seguridad tienen que asumir (su responsabilidad)”, sostuvo. Además lamentó que el sistema de registro que utilizan es obsoleto. “Seguimos con registro manuales siendo que hay tecnología para evitar cualquier problema”, apuntó.

SANTA CRUZ/Fides

Tu comentario