arce-catacoraDomingo 3 Abril 2016.

El incremento salarial de la gestión 2016, retroactivo al pasado mes de Enero, será la mejor prueba para tomarle el pulso a la economía boliviana. El factor político será, una vez más, condicionante para decidir el porcentaje de ese incremento salarial para la presente gestión. El gobierno ha esperado en los últimos años la presentación de los Balances Contables de muchas empresas nacionales, con fecha de presentación como máximo hasta el 30 de Abril de cada gestión y, además, comprobar el nivel de inflación del año anterior y las cifras iniciales de la marcha económica en el primer trimestre del año recién estrenado. También la recaudación impositiva de los últimos meses ha sido índice a ser tomado en cuenta en el porcentaje de ese incremento.

La decisión gubernamental de tomar la decisión de ese incremento desde el Poder Central no parece la más adecuada. Ese tema debería ser objeto de negociación bilateral entre la empresa y sus trabajadores. La decisión gubernamental en este escenario  ha conseguido reducir en cantidad los empleos plenos y colocado una luz roja para las inversiones privadas tanto nacionales como extranjeras. La política todo lo soporta, la economía sólo acepta datos concretos. Las cifras económicas actuales no coinciden con las registradas en los pasados años durante las denominada “vacas gordas”.

Dirigentes de los discapacitados han solicitado un bono mensual de Bs. 500 para cada quien de sus asociados. El gobierno ha respondido que no hay recursos. Se verá en el porcentaje del incremento salarial y del eventual pago del Doble Aguinaldo para este 2016 si el gobierno ha dicho toda la verdad sobre sus recursos económicos.

Gracias, epi

 

Tu comentario

Comments are closed.