Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. (ABI)
Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. (ABI)

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, negó este miércoles en conferencia de prensa haber tenido algún tipo de relación sentimental o de amistad con la expareja del presidente Evo Morales, Gabriela Zapata, además ratificó que no la conoce.

“Respecto a una presunta relación sentimental, coloquial, romántica con la señora Zapata, quiero desmentir, desvirtuar de la manera más clara esta relación”, sostuvo la autoridad un día después de que la defensa de Zapata mostrara conversaciones mediante el whatsapp y que ella enviara una carta al Ministro donde le dice “mi rey”.

Quintana volvió a repetir que no conoce a Zapata. “Jamás el ministro Juan Ramón Quintana habló con la señora Zapata”, enfatizó.

De hecho cuestionó y dijo: “Ustedes creen que si la conociera hubiera presentado la imputación, lo mínimo era protegerla”.

El Ministro dijo que pedirá al abogado de Gabriela Zapata que entregue al Fiscal del caso todas las pruebas, los chats y las evidencias que ha presentado a los medios de comunicación, con el fin de verificar la autenticidad de los mismos, que las conversaciones por chat se las envíe in extenso.

“Eso es lo que corresponde hacer por responsabilidad, y espero que los chats sirvan de evidencia para sostener los procesos penales por los cuáles se siguen a la señora Zapata”, indicó.

También anunció que pedirá que las empresas telefónicas hagan un seguimiento a las llamadas de Zapata, para determinar si tuvo contacto con sus números. Además de pedir un peritaje a su línea telefónica.

Para Quintana el tener que ser parte de un proceso le significarán un costo económico que le será difícil de cubrir con sus recursos que percibe.

«Solo tendre un abogado , no soy como la señora Zapata que puede tener hasta cuatro abogados para que la defiendan».

DEspués de leer su declaración el Ministro de la Presidencia abandonó la sala de prensa de Palacio de Gobierno sin permitir preguntas de los periodistas.

 

 

Tu comentario