isisJueves 31 Marzo 2016.

Ante el escenario terrorista que se está viviendo en el mundo en unos países más que en otros, la pregunte es “Cómo Ganar esa Tercera Guerra Mundial? La respuesta es ruda pero obvia: con la rendición incondicional del enemigo.

Esa derrota no podrá ser sólo militar. Tendrá que ser también una derrota política y para conseguirla se requerirán acciones sociales ambiciosas. Mientras los países más prósperos quieran seguir con sus altos niveles de vida sin sacrificios la derrota de los combatientes suicidas será imposible. Los actuales tiempos de crisis, en unas partes más que en otras, generan fanatismos ya conocidos en la historia humana. Los tiempos más propicios para los fanatismos militares han sido los provocados por las desigualdades económicas y sociales en contra de los más pobres.

Los terroristas suicidas europeos viven, casi sin excepción, en barrios desvalidos y con mucho desempleo. La pobreza se transforma en miseria y ante ella el fanatismo es inevitable.

No parece dable monopolizar el fanatismo en factores religiosos, culpando al Islam, quizás la religión con más seguidores, como responsable del terrorismo criminal. No sólo fuera injusto sino equivocado. Tampoco la inmigración de los más pobres a países ricos es por sí misma culpable del terrorismo.

La victoria en la Guerra actual exigirá que los más ricos: Estados, dueños del dinero a nivel individual o corporativo y los privilegiados actuales estén dispuestos a compartir sus fortunas con los más pobres para lograr una paz segura. La justicia es el mejor cemento para construir la paz. Pero, vivimos en guerra y lo urgente es ubicar sus raíces para conquistar la solución definitiva.

 

Gracias, epi

Tu comentario

Comments are closed.