EM2802--ap.jpg_88717827Miércoles 23 Marzo 2016.

La conferencia de prensa conjunta entre Raúl Castro (84 años de edad) y Barack Obama (54) de antes de ayer lunes en La Habana fue un balde de “agua helada” para los que esperaban un rápido acercamiento entre ambos gobiernos en los dos temas estratégicos: el final del embargo estadounidense y la vigencia de los DD. HH en la Isla.

La conferencia de prensa se prolongó por una hora y se pudo ver a Castro incómodo por preguntas de los periodistas estadounidenses. Se especuló que esa conferencia fue resultado de una pulseta entre las delegaciones de ambos países. La Casa Blanca presionó para que se celebrara mientras el castrismo se resistió hasta el último minuto. Los motivos se pudieron verificar: Castro tenso por momentos y Obama relajado siempre.

Castro enfatizó que en ningún país del mundo se cumplen los 61 Derechos Humanos y Civiles de las Naciones Unidas. Obama opinó que el embargo va a terminar pero lo que no pudo decir con seguridad es cuándo.

El presidente cubano marcó el límite para el acercamiento con Estados Unidos al mantenimiento del actual sistema político. El inquilino de la Casa Blanca dijo que los Derechos Humanos no arruinarán el acercamiento entre los dos gobiernos aunque puede hacerlo más lento.

Obama había añadido antes de la Conferencia de Prensa que el cambio va a llegar a Cuba y que Raúl Castro lo entiende así.

El Presidente de Estados Unidos no visitará a Fidel. Su estadía terminó el martes tras haber presenciado un partido de beisbol entre la selección cubana y el Tampa Bay Rays. Obama señaló que Cuba no es amenaza y Castro añadió que falta un largo camino por recorrer. Los dos Presidentes están por terminar sus mandatos: Obama en breve y Castro en 2018.

Gracias, epi

Comments are closed.