La OAB aprueba el juicio político contra la presidente brasileña, Dilma Rousseff.
La OAB aprueba el juicio político contra la presidente brasileña, Dilma Rousseff.

La Orden de Abogados de Brasil (OAB, por su sigla en portugués) aprobó este viernes, por 26 votos a favor de 28 miembros, manifestarse a favor de la apertura de un juicio político contra la presidente brasileña, Dilma Rousseff.

El Consejo Federal de la Orden de Abogados llevó a cabo la consulta entre sus miembros en Brasilia, y tan solo tuvo dos votos en contra: el del representante del estado de Pará, Alberto Campos, y el del expresidente de la OAB Marcelo Lavenere, que es miembro vitalicio del organismo director de la entidad que representa a todos los abogados de Brasil y que regula el ejercicio profesional de la actividad.

«Este no es un momento de alegría. Nos gustaría estar aquí para conmemorar éxitos del Gobierno pero quedó claro que no estamos aquí para conmemorar», indicó el presidente de la OAB, Claudio Lamachia.

En los próximos días la OAB tendrá que definir si ofrece su apoyo técnico a la petición de juicio político que ya tramita en la Cámara de Diputados o si presenta una nueva solicitud.

Lamachia explicó que los consejeros del Colegio de Abogados concluyeron que existen elementos jurídicos que justifican el juicio político: «La OAB no tomó una decisión con base tan solo en noticias de periódicos y revistas, tomó una decisión con base en elementos técnicos, con base en pruebas que fueron recogidas y que nos llevaron a esta conclusión en este momento».

En ese sentido, el titular de la OAB abogó por una rápida resolución de la crisis política en el país, ya que en la organización se encuentran con gran preocupación por la posibilidad que se produzcan enfrentamientos entre quienes apoyan a Dilma y Lula da Silva, y quienes se manifiestan en contra.

La decisión se produce un día después de que la Cámara de Diputados retomara los trámites para un posible juicio con miras a la destitución de la mandataria, con la elección de una comisión especial de 65 diputados que determinará si existen méritos jurídicos para la apertura del juicio.

Rousseff está acusada de supuestas irregularidades cometidas por el Gobierno entre 2014 y 2015 en sus balances, de los que habría ocultado millonarias deudas acumuladas con la banca pública.

En caso que la comisión se pronuncie a favor del juicio político, el pleno de los 513 diputados deberá votar si se avanza con el proceso. Para ello requiere una mayoría calificada de dos tercios (342 votos).

En caso de que los diputados decidan proseguir con el proceso, el turno será del pleno del Senado, que por mayoría simple decidirá si archiva la causa o inicia lo que sería el propio juicio político.

En ese último caso, Rousseff deberá separarse del cargo hasta que concluya el proceso, que tendrá un plazo de 180 días, y en ese período sería sustituida por su vicepresidente, Michel Temer, quien completaría el mandato que concluye el 1 de enero de 2019 si se llegase a la destitución.

Tomado de Infobae

Tu comentario

Comments are closed.