Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Viernes 18 Marzo 2016.

La corrupción se ha convertido de nuevo en la protagonista de la coyuntura política española. El Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, ocupa, una vez más, la atención mediática, esta vez con palabras de la exalcaldesa del PP en Valencia, costa mediterránea y tercera ciudad española en importancia, Rita Barberá, quien ya había protagonizado en años pasados sospechas fundadas de manejos millonarios de dinero de manera obscura.

Ya antes el PP había sido acusado de malos manejos económicos internos. En la actualidad el gallego Rajoy se desempeña como Presidente del Gobierno en funciones pues no ha conseguido hasta ahora el apoyo de Las Cortes para repetir su gestión al frente del ejecutivo. Además, Rajoy se niega en este tiempo a aceptar el control parlamentario en su gestión con el pretexto de que su gobierno es provisional, “en funciones”.

La trama actual en Valencia ha sido publicitada con grabaciones telefónicas escandalosas entre dirigentes del PP. Una de ellas consigna: “en este país lo único que funciona es la corrupción”. La investigación judicial ha sido denominada “Operación Taula (Mesa)”

Escándalos parecidos siguen sin poder ser aclarados ni juzgados en Andalucía con dirigentes del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

El líder catalán, Artur Mas de Convergencia Democrática (CD), ahora con nuevo nombre, también resultó acusado de comisiones corruptas en muchas construcciones pagadas por el gobierno de Cataluña.

La política española se encuentra hundida en desencuentros, mediocridad, intolerancia, ideologías y en caprichos personales, pero sobre todo hundida por la corrupción bastante variopinta.

 

Gracias, epi

Tu comentario

Comments are closed.