El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas. (ALSC)
El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas. (ALSC)

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, calificó la imputación de la Fiscalía de Santa Cruz, por el delito de daño económico al Estado y de malversación de fondos, por la compra de 40 vehículos con recursos de IDH, como una “intimidación por parte del Gobierno, que no acepta su derrota”.

Costas dijo que una explicación sobre el tema ya fue entregada en 2013 a la Contraloría General de Estado, pero ahora reactivan la causa por razones políticas y como una forma de represalia porque la opción del No ganó en Santa Cruz.

Después el Gobernador cruceño indicó “voy a presentarme a todos los procesos judiciales que me convoquen, porque no me van a intimidar con estas acciones”.

Recordó que la compra fue realizada en 2007 y con un ahorro de un 30 por ciento al precio comercial además de haber tenido un proceso de licitación pública con supervisión de un organismo internacional.

El fiscal Distrital de Santa Cruz, Gomer Padilla, dijo que el proceso continuará, porque ya hay una acusación y las investigaciones se desarrollan, agregó será un juez quien valoré el trabajo del Ministerio Público, como las pruebas de descargo de los imputados.

SANTA CRUZ/Fides

Comments are closed.