entierro_6En medio de llanto, rabia y frustración fueron enterrados los cadáveres de Gloria Mamani Calle, Javier Mollericona Quispe y Ana María Apaza víctimas fatales del incendio de la Alcaldía de El Alto que fue producido por un grupo de movilizados el miércoles pasado.

En la misa el Arzobispo de El Alto, monsseñor Eugenio Escarpellini, indicó que nadie es dueño de la vida sólo Dios y que cada muerte es un dolor para todos no sólo para los familiares.

Al terminar la ceremonia religiosa los tres cuerpos fueron trasladados una cuadras en una procesión en las que se gritaban consignas contra el Gobierno, por su accionar, y también exigían la renuncia del viceministro de Régimen Interior, Marcelo Elio.

Dos de los ataúdes fueron trasladados al cementerio Prados de Ventilla y el tercero al campo santo del municipio de Laja.

EL ALTO/Fides

Comments are closed.