a257ad9437e14892b64baf79c0a839e1Jueves 18 Febrero 2016.

El próximo domingo es el Día del Referéndum para modificar la Constitución, pero, lamentablemente, se ha convertido en el día del Plebiscito sobre el Presidente y el Vicepresidente actuales.

¿Qué diferencia hay entre un referéndum y un plebiscito? Las dos actividades electorales vienen marcadas por una diferencia importante. El referéndum es convocado por autoridad pertinente para aprobar o rechazar una ley, una norma, una iniciativa o similares. El plebiscito, en cambio, es para ratificar o rechazar a una ó dos personalidades. Si se trata de aprobar o rechazar una norma, el tema es tranquilo. Si el objetivo es aprobar a una personalidad, el tema se complica significativamente, sobre todo en países, como en Bolivia, en los que el caudillismo es práctica muy de moda.

Modificar o mantener el artículo 168 de la Constitución Política del Estado sobre la reelección, por segunda vez consecutiva, del Presidente y del Vicepresidente del Estado Plurinacional no debiera haberse planteado como respaldo o rechazo del binomio Evo –Álvaro. Pero, las campañas electorales aquí son una suerte de carnicería mediática en la que la limpieza o suciedad de eventos a favor o en contra  de alguien es tema de injurias mutuas de diverso calibre.

Reitero las elecciones no son la columna vertebral de una democracia. En Bolivia este tipo de eventos se han convertido en una suerte de deporte ciudadano frecuente, aunque costoso económicamente y desgastante socialmente. Las instituciones son la verdadera columna de cualquier democracia en acción.

Tenemos una Constitución que, por primera vez fue resultado de una Asamblea Constituyente que costó, muertos en Sucre, tensiones en Oruro, negociaciones en La Paz y finalmente aprobada en el Parlamento. Además, fue sometida después a referéndum ciudadano.

Gracias, epi

 

 

 

Tu comentario

Comments are closed.