Carlos Valverde Bravo, periodista. (Eju)
Carlos Valverde Bravo, periodista. (Eju)

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, acusó el martes al periodista Carlos Valverde Bravo de ser “agente encubierto de Estados Unidos” y de que sus denuncias sobre Gabriela Zapata y la empresa china CAMC son parte de un plan desestabilizador del Imperio, pero no presentó ninguna prueba objetiva y sostuvo que sus afirmaciones están en base a los cables de WikiLeaks.

«Uno de esos agentes encubiertos es Carlos Valverde, se dice que no hay crimen perfecto ni operación encubierta que no se descubra, el caso de  CAMC fue montado por la embajada de Estados Unidos y operado por su agente encubierto Carlos Valverde Bravo», dijo.

La autoridad manifestó que Estados Unidos busca a periodistas, medios de comunicación, entre otros, para «atacar», «desprestigiar» al Gobierno de Bolivia, entre quienes se cuenta Valverde.

«Valverde tiene muchas cosas que decirle al país debe revelar su impostura periodística y quitarse la máscara de periodista para que se le descubra el rostro de soplón», dijo.

El Ministro de la Presidencia reiteró que sus acusaciones tienen como base los cables de WikiLeaks que fueron enviados desde la embajada de EEUU en La Paz al Departamento de Estado en el periodo 2005-2008.

Quintana salió así al paso de las nuevas revelaciones de Carlos Valverde Bravo de que Gabriela Zapata tuvo negocios con Impuestos Internos y el Banco Unión desde 2010.

Quintana, en conferencia de prensa, recordó que Estados Unidos nunca estuvo de acuerdo la llegada de Evo Morales al Gobierno en 2006.

«Nunca vio este proceso son simpatía (…) el Gobierno de Estados Unidos ve en este proceso de cambio, en las políticas nacionales de construcción de un gran proyecto de industrialización una amenaza a su dominio, a su hegemonía y a su influencia en Latinoamérica», mencionó.

El Ministro de la Presidencia sostuvo que Estados Unidos urdió el tráfico de influencias para «matar la credibilidad de Evo y amplificar la idea de corrupción» del que se hizo cargo Valverde.

«Por eso es que Carlos Valverde se hace cargo de la operación de CAMC que por su puesto es una operación, como no es suficiente el ataque, desprestigio de todos los medios, pero en participación de Valverde no hay nada mejor que matar dos pájaros de un tiro ese es el plan encubierto de Estados Unidos», señaló.

«(El objetivo es) Desacreditar la inversión china en Bolivia, es un ataque alevoso de Estados Unidos contra Bolivia porque nos convertimos en referente internacional de cómo se deben hacer las cosas en economía, en nacionalización, va más allá esto también trata de afectar  la presencia de China en América Latina y tratan de echar sombras», justificó.

LA PAZ/Fides

Tu comentario