BarrilSábado 13 Febrero 2016.

La profunda crisis actual de la industria petrolera ha generado conclusiones:

1ª.- El petróleo es energía insustituible por el momento. El gas no ha logrado imponer su presencia pese al “Liquid Natural Gas (LNG). La gente, sobre todo en el mundo del automóvil, necesita petróleo como combustible cotidiano.

2ª.- Las energías alternativas están en una fase sin maduración todavía  y de uso reducido: eléctrica, eólica, solar, litio y otras muchas.

3ª.- Las empresas petroleras deberán reducir nuevos proyectos por un tiempo, limitar gastos operativos, mejorar rendimientos de inversiones y despedir a miles de técnicos.

4ª.- La actual división mundial entre Occidente y Oriente, entre musulmanes chiitas y sunitas y entre gobiernos hegemónicos se multiplicará en el futuro causando más debilidad  en los precios del crudo y por ende más fracturas entre productores y consumidores por intereses contradictorios.

5ª.- La debilidad del mercado petrolero, la radicalidad musulmana del DAESH, las dificultades de la gestión económica y las exigencias de mejores condiciones de vida para millones de personas provocarán mayores presiones especulativas.

6ª.- La investigación tecnológica en general saldrá fortalecida. Actividades ajenas al petróleo adquirirán mayor protagonismo, como las comunicaciones virtuales.

7ª.- La paz mundial exigirá mayor atención y presupuesto, sobre todo, de los gobiernos más poderosos por evidentes amenazas. El mundo de hoy busca escapar de su propio caos y no encuentra siquiera “salidas de emergencia”. El futuro está por ser construido. Es una tarea tan apasionante como desafiante.

Gracias, epi

Tu comentario

Comments are closed.