Una torre de petróleo. (Andes)
Una torre de petróleo. (Andes)

Viernes 12 Febrero 2016.

La industria petrolera está dominada por las “Siete Hermanas”, cinco de ellas estadounidenses, una anglo – holandesa  (Shell) y otra francesa (Total).

Todas ellas están en crisis profunda. No faltarán aplausos desde sectores radicales de la izquierda por esa noticia ya plenamente confirmada, pero no estoy seguro de que ese panorama sea bueno para el futuro del petróleo en el mundo. ¿Por qué? Por una razón sencilla: la industria petrolera exige fuertes inversiones financieras, tecnológicas y de capital humano.

Las grandes industrias estatales entraron en crisis antes de las “Siete Hermanas” por corrupción, malos manejos y exigencias demagógicas de sus gobiernos. Petróleos del Brasil (PETROBRAS), Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) de la Argentina, Petróleos de Venezuela S.A (PDVSA), y Petróleos de México (PEMEX) son claros ejemplos de que esa industria es de mucho riesgo, con desafíos enormes, exigencias crecientes y futuro incierto como sucede en el tiempo presente.

El precio actual del petróleo es un complicado resultado de variables contradictorias: especulación financiera , fractura de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), competencia descarnada, pugnas políticas, inflación acelerada en algunos países implicados, intereses contrapuestos  y falta de liderazgo.

Queda por ver la decisión de Arabia Saudí para que su empresa ARAMCO ingrese a cotizar en Bolsa tras su parcial privatización.

El petróleo es fundamental. Nunca antes se había registrado en ese campo un conflicto tan complejo y de solución tan difícil. Mañana un segundo y último capítulo.

Gracias, epi

Tu comentario

Comments are closed.