MACRI_ojosMiércoles 10 Febrero 2016.

Otro de los desafíos del actual Presidente argentino será conquistar la eficiencia productiva. Las economías latinoamericanas, con escasas excepciones, se caracterizan por su ineficiencia. En la región no son frecuentes los procedimientos para exigir excelencia. El tiempo se valora poco y los resultados menos todavía.

Cuando se exige efectividad en la producción, en la gestión o en la investigación, la gente se exalta y manifiesta que son modas “gringas”, que no condicen con nuestros usos y costumbres tradicionales. Los resultados están a la vista. La inflación ha sido problema reiterado entre nosotros. Los niveles de vida aquí no son expresión cabal de nuestra producción de bienes y servicios.

La gente quiere vivir bien, aspiración legítima. Pero no se puede llegar a ella si no existe la correspondiente eficiencia. Si gastamos más de lo que producimos, el resultado es ya conocido: los precios suben, pero nuestras posibilidades de asumir esas subidas son limitadas.

Además, la corrupción se multiplica por todo lado. Resulta más fácil conseguir dinero mediante mañas deshonestas que lograrlo con trabajo honesto y eficiente.

No le será fácil a Macri lograr que la economía argentina sea más eficiente y más competitiva a nivel internacional. Las pasadas autoridades de ese país se dedicaron, sobre todo, a incentivar subvenciones y ventajas, dejando de lado por demagogia la producción eficiente. No fue una buena iniciativa para el largo plazo.

La lista de despedidos con Macri como Presidente en el sector público está sobre los 50,000. La mayoría ingresó con la varita mágica de Cristina Fernández.  Mañana jueves el IV y último capítulo, por el momento, de la historia de Macri.

Gracias, epi

Comments are closed.