El fundador de Wikileaks, Julian Assange. (Internet)
El fundador de Wikileaks, Julian Assange. (Internet)

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, exigió a Suecia y a Gran Bretaña que acaten la resolución de las Naciones Unidas, que aseguró que la detención del australiano era «arbitraria» e «ilegal» y que debía ser liberado.

En una videocoferencia brindada desde la embajada de Ecuador en Londres, donde permanece refugiado desde 2012, el australiano valoró el fallo del organismo. «La ilegalidad de mi detención ya fue determinada (…) Es el final para los argumentos legales de Suecia y Gran Bretaña. Sus argumentos han perdido», afirmó.

«Hoy tenemos una victoria realmente significativa que ha puesto una sonrisa en mi rostro», agregó y sostuvo que hoy no existe posibilidad de apelación a la decisión tomada por la ONU, por lo que los países que lo requieren sólo «tienen la tarea de implementar el veredicto».

El fundador de Wikileaks puso una denuncia en el organismo internacional, luego de que Suecia pidiera su extradición al Reino Unido para interrogarlo por tres acusaciones de acoso sexual y una de violación.

Además, Assange calificó de «insulto» la respuesta del Gobierno británico y del Ejecutivo sueco, quienes rechazaron la opinión del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre detenciones arbitrarias, que llevaba su caso y dio a conocer este viernes su informe.

Assange se refirió a la afirmación del ministro británico de Exteriores, Philip Hammond, que tildó de «ridículas» las conclusiones del organismo.

Según dijo este viernes el equipo legal de Assange, ambos países han incurrido en la vulneración de la presunción de inocencia del australiano, por lo cuál debería ser compensado.

Tomado de Emol

Tu comentario

Comments are closed.